Marta Riesco ha dicho basta. Días después de romper con Antonio David Flores y tras su tenso cara a cara con Belén Esteban, la reportera de ‘El programa de Ana Rosa’ ha anunciado que necesita alejarse de «tanta exposición». Se siente desbordada y no sabe gestionar tanta emoción, por lo que ha tomado la drástica decisión de abandonar su puesto de trabajo durante un tiempo indeterminado. Si bien este martes ha acudido a la redacción, solo unas horas después se iba de los estudios de Mediaset, un paso que no ha escondido y sobre el que ha hablado abiertamente en su red social.

«Necesito evadirme de todo…de tanta crítica, de tanta exposición, de tantas provocaciones, de tantos y tantos comentarios negativos de gente que no me conoce. Necesito respirar y comprobar que sigue habiendo luz, a pesar de que el túnel se vuelve más oscuro por segundos. Necesito unos días para encontrarme y para refugiarme en los míos. Soy valiente, fuerte y lo he dado todo por la razón más maravillosa y poderosa que existe, el amor. Volveré con la misma luz y con la misma alegría que me caracteriza, eso es lo prometo», comienza diciendo la reportera en su último post.

Marta Riesco Antonio David Flores
GTRES

Marta Riesco no puede más y necesita recuperar fuerzas para enfrentarse de nuevo a la televisión, donde dice sentirse juzgada desde que saliera a la luz su relación con Antonio David. «Gracias por todos los que siempre estáis y por los que habéis estado…No tengo miedo, solo he perdido un poco de fuerza y muchas ganas. Me voy a recuperarlas… (En nada estoy de vuelta. Elegid la salud mental por encima de todo y de todos», dice la periodista. Cabe recordar que la periodista pidió la baja laboral a finales del mes de enero por el «acoso y derribo» que estaba sufriendo, siendo en la clínica López Ibor donde se lo concedieron. Tras unos días muy difíciles, la joven regresó a su puesto como reportera, pero solo tres meses más tarde se ha visto obligada a abandonar de nuevo el espacio de televisión donde trabaja desde hace más de cinco años.

Era su compañero Pepe del Real el que contaba que Marta Riesco estaba completamente desconcentrada este martes en su trabajo, una situación que le llevaba a hablar con sus jefes. Tampoco ayuda que el que ha sido su pareja, Antonio David Flores, esté completamente desaparecido. De hecho, ni siquiera contesta a sus llamadas, tampoco a sus mensajes. El malagueño ha aclarado que está centrado en los festejos religiosos de Semana Santa, a los cuales acude con su familia, dejando claro que su prioridad ahora son sus hijos.