«Dormimos acurrucados», ha revelado la colaboradora sobre la noche que pasó con el cantante en la misma cama.


Marta López es una mujer sumamente atractiva y, a sus 46 años, ha cautivado a muchos hombres con su belleza y su carisma. Lo que no conocíamos hasta ahora es que una de las personas que se quedó prendada de sus encantos es Enrique Iglesias.

Ha sido en el programa ‘Ya es mediodía’, que presenta Sonsoles Ónega, donde la colaboradora ha contado cómo fue su encuentro con el hijo de Julio Iglesias. Los tertulianos comentaban la reciente noticia sobre su carrera musical: ha recibido el Billboard Latino por ser el mejor artista latino de la historia gracias a sus 25 años de trayectoria. Aprovechando que se hablaba sobre su figura, y sobre la particular manera en la que ha celebrado el galardón (en el cuarto de baño), Marta se ha animado a sacar a la luz una experiencia curiosa que vivió con el cantante. “Yo pasé una noche con Enrique Iglesias, en la misma cama toda la noche”, ha empezado confesando. Todo sucedió hace casi tres décadas. “Yo tenía 18 o 19 años y estábamos de fiesta en Marbella. Estaba yo con una amiga mía, que luego fue mi cuñada, y conocimos al hermano, a Julio José y a Enrique”, ha revelado.

Telecinco

“Nos invitaron a su casa, que no se me olvidará, se llamaba Villa Naema y estaba allí Boyer, estaba Isabel Preysler. Estuvimos bañándonos en la piscina. Ella salió a decirles algo y tenía una especie de apartamentito al lado en la misma parcela del chalet. Mi amiga se quedó con Julio José y yo con Enrique en la misma cama”, recordaba.

«Dormimos acurrucados»

Aunque todo lo que ha contado la madrileña suena a un flirteo previo a una noche de pasión, lo cierto es que la exconcursante de ‘Gran Hermano’ ha aclarado que no hubo sexo. «Dormimos acurrucados», señalaba, pero «en mi cama no hubo de nada». Eso sí, ella sacó provecho de ese arrime para quedarse a gustito: «Yo aprovechando me arrimaba un poco”.

A sus compañeros de programa no les convencían algunos detalles de su relato, como que el baño en la piscina fuera vestidos porque sonaba raro que llevara bañador en un encuentro casual. “Vestida no, pero desnuda tampoco, con ropa interior”, acaba matizando.

Lo de Enrique Iglesias quedó en pura anécdota. Se cayeron bien y pasaron una noche estupenda y divertida. Fue «la cama de al lado», la de su amiga, donde sí pasaron cosas. No estaba en su destino que tuviera un idilio con el cantante. De quien sí ha terminado enamorándose, después de muchas vueltas -y de su reciente ruptura con Alfonso Merlos-, ha sido con Efrén Reyero. La colaboradora es feliz al lado del extronista de ‘Mujeres y hombres y viceversa’.

Muchos han cuestionado su relación, incluso hay quien ha acusado a «Erén de estar con ella por interés. Pero él ha negado rotundamente este tipo de teorías. Está enamorado de Marta. «No es ninguna mentira que quiera tele, no busco una relación con Marta por venir a la tele. He tenido relaciones con gente importante y no lo he contado», ha indicado. Asimismo, ha reconocido que le encantaría tener la oportunidad de participar en la próxima edición de ‘Supervivientes’, de Telecinco. Incluso ha afirmado que le pusieran en la tesitura de ir al concurso o seguir con su chica, Efrén es muy claro: «Ahora elegiría estar con ella y no ir a ‘Supervivientes’, ya puedo ir otro año».

Instagram

A Kiko Hernández, amigo íntimo de Marta, tampoco le convence demasiado Efrén. Y no ha dudado en dejar constancia de sus dudas y recelos ante las cámaras de televisión.  «Llevas muy poco tiempo de relación. Yo no me la jugaría a todo porque luego te puedes quedar con la cara más roja que una hoguera», le ha dicho.

El pasado mes de septiembre, la pareja se trasladó a Asturias para disfrutar de un fin de semana romántico. Desde allí, y a través de sus respectivas redes sociales, se dedicaron todo tipo de piropos. «Hay viajes que siempre perdurarán» o «hay lugares y personas que son para siempre» son algunas de las palabras que le dedicaba el joven. También compartía unas bonitas palabras: «Hay personas que siempre las querrás en tu vida… Tú eres una de ellas, Marta». ¡Enamoramiento en estado puro!