Los tres deseos que Mario Vaquerizo ha cumplido sin ayuda de ningún genio

Después de haber dejado de lado la música de manera momentánea, Mario Vaquerizo se ha dedicado a escribir cuentos para niños.

Mario Vaquerizo ha dejado temporalmente el espectáculo y la música para dedicarse a una faceta desconocida para él hasta el momento, escribir cuentos para niños. Bajo el título ‘Cuentos para niños rockeros’, narra y transmite a los más pequeños la importancia de la música en la vida y descubrir quiénes son sus artistas favoritos. El vocalista de las Nancys Rubias se considera una persona afortunada porque durante su vida ha logrado ir quemando las etapas que se ha propuesto.

Para él no es importante el dinero y cuando se le pregunta por cuáles son sus sueños, Mario Vaquerizo se explaya para explicarlos y señala sus tres deseos cumplidos: «Mi sueño de pequeño era ser John Travolta y lo conseguí a mi manera porque con cinco años mi abuela me hizo el traje de Jon y me peinaba el tupé mirándome al espejo. Me siento muy afortunado porque todas las cosas que he deseado las he acabado consiguiendo, ser periodista, tener un grupo de música. Creo que uno de mis lemas en la vida es “querer es poder”, y entonces ahora mi sueño a día de hoy, en ese aspecto no tengo ninguno, todo lo que he pretendido lo he conseguido”, señala.

“Lo de ser millonario… ¿Para qué? Si después no tienes tiempo para gastártelo… Quería tener mi casa en la Gran Vía y ya la tengo, en el fondo me siento muy afortunado, también me ayuda mucho mi carácter que es muy práctico. La verdad que sueños no tengo en estos momentos, porque quería tener una foto de Andy Warhol y ya la tengo, pero tampoco quiero que esto suene como prepotente, sino que, querer es poder. A mí un coche o un barco me dan igual, mi momento actual es mi bueno, entonces estoy muy contento«.

Respecto a su salud tras los problemas sufridos, Vaquerizo confiesa estar atravesando un buen momento tras pasarlo muy mal: “Estoy mejor, he estado muy jodido porque sin comerlo ni beberlo, asistí a un dolor muy agudo, que ya por fin, se ha sabido lo que es. Tengo contusiones y hernias discales que lo que hacen es que me afectan al nervio y me dificultan el poder mover bien el hombro izquierdo, y como yo, además, soy zurdo (…) por fin puedo mover el brazo y me puedo peinar. Mi enfermedad no es nada comparada con otras que son peores, pero cuando asistes a una crisis tan heavy en la que tú no eres tú y te cambia tu personalidad, te da rabia, pero no hay que regodearse en eso y hay que tirar para adelante, pero he estado tres meses en los que he estado jodido, no tenía ganas de nada, mi vitalidad se perdió y no tenía ganas de hablar con nadie.

Uno de los reveses más duros que le ha dado la vida ha sido la trágica pérdida de su hermano. Ángel Vaquerizo perdió la vida hace casi 14 años, cuando solo tenía 32, tras ser arrollado por una ambulancia mientras conducía su moto. Algo imposible de olvidar para Mario Vaquerizo: «He perdido a mi hermano y eso hace que no tenga tanta suerte. Sabemos que estas cosas tienen que pasar, pero preferimos que pasen lo más tarde posible, sería mejor suerte sino me hubiese pasado tan joven. Eso es inevitable, pero me hubiese gustado que pasase cuando tuviera 80 años, pero, por otro lado, como le doy la vuelta a todo, también me siento afortunado de que haber conocido a esas personas y que siguen estando en mi vida. Yo me considero un chico con suerte y cuando no la he tenido, la he buscado». Con esta sinceridad se expresa uno de los hombres más carismáticos y polifacéticos de la música y la televisión.