«Ha sido mágico», ha confesado la ‘influencer’ al salir del hospital con su hijo Martín. Tan rápida está siendo su recuperación que ya se siente «con ganas de repetir».


Este martes, María Pombo y su marido, Pablo Castellano, han abandonado el hospital Quirónsalud de Madrid, donde ha nacido su primer hijo. Un pequeño al que han llamado Martín y que llegaba al mundo el pasado 27 de diciembre a las 18 horas. Y que ha colmado de felicidad a la pareja, que daba la bienvenida a su retoño con unas bonitas palabras nada mas ver su carita.

«Nos vamos con lo mejor de 2020»

Radiante y llevando a su niño en brazos y envuelto en una manta, la ‘instagrammer’ abandonaba el centro hospitalario con un mono beige y botas de estilo militar. A la salida, ha posado con Martín y con su marido ante los medios que aguardaban en la puerta de acceso al recinto. Aunque llevaba su rostro casi oculto tras una mascarilla, sus ojos reflejaban el excelente momento que está viviendo. El parto ha ido de maravilla. «Ha salido fenomenal», confesaba. «Ha sido mágico, he tenido mucha suerte. Me voy muy contenta. Nos vamos con lo mejor de 2020″, explicaba.

GTRES

Durante su ingreso, María Pombo se ha sentido cómoda: «He estado muy bien cuidada aquí». Y, al parecer, su recuperación está siendo muy rápida. Tanto, que ya piensa en tener otro bebé: «Con ganas de repetir. ¡Imagínate lo bien que ha ido!», admitía. «Con este año tan raro que hemos tenido es lo mejor que nos ha pasado».

Pablo Castellano acompañó a María en el parto

Sobre el bebé, la ‘influencer’ ha dicho que se porta muy bien. «Es un niño muy bueno. La adaptación en casa no sé si será otra historia… Está siendo muy bonito». Su marido, por su parte, se ha mostrado sorprendido ante la fortaleza de su esposa: «Estoy alucinando con la fuerza que tienen las mujeres. Las mujeres estáis hechas de otra pasta». También revelaba que acompañó a María en el alumbramiento. «Tuve la suerte de estar presente es algo que nunca jamás se me va a olvidar», añadía.

GTRES

La pareja ha detallado que, debido a la pandemia, no han podido recibir visitas en el hospital: «Es un poco rara la situación». De momento no saben si despedirán el año con el pequeño o se reunirán con alguno de sus seres queridos. Quizás la pasen «en familia», porque la Nochevieja se presenta «rara».

Hace apenas unas horas, María Pombo compartía en su cuenta de Instagram lo contenta que está tras haberse convertido en madre: «Este es el mayor placer de la vida. Tengo un sueño que me muero, pero no puedo dejar de mirarle, ni mucho menos dejarle en su cunita».