La modelo María Jesús Ruiz ha confirmado en sus redes sociales que se ha dado una nueva oportunidad con Curro.


El coronavirus ha cambiado la vida de todos, incluidos, por supuesto, nuestros rostros conocidos. Una de ellas es María Jesús Ruiz, quien permanece sola junto a sus pequeñas en su casa de Ándujar. El estado de alarma se ha prolongado, al menos, hasta finales de abril y mientras tanto ella trata de continuar con un horario establecido y, sobre todo, hacer lo más ameno posible esta etapa de aislamiento a sus hijas. La modelo trata de ser positiva, pero cuando hace balance inevitablemente se lamenta de no estar con el resto de su familia. En concreto, con su progenitora, Juani Garzón, con quien tiene una fantástica relación y que, además, supone una gran ayuda para ella, pues le ayuda a cuidar de sus dos pequeñas.

Horas después de conceder esta entrevista en la que revela el drama al que está haciendo frente, María Jesús Ruiz ha hecho en sus redes toda una declaración de intenciones. A pesar de que su historia con Curro parecía haber llegado a su fin, la joven ha dado un giro de tuerca a su vida sentimental. A ambos el confinamiento les ha servido para echarse de menos y ver con perspectiva su relación sentimental, por lo que han decidido acercarse de nuevo y retomar su romance. Lo ha desvelado ella misma a través de un post en su Instagram. «En estos días tan duros luchando por la salud, me ha dado tiempo a pensar mucho y, sobre todas las cosas, a valorar. Echar de menos es el regalo más grande que me has hecho porque he comprendido cuánta falta me haces«, ha escrito junto a una íntima imagen en la que ambos aparecen en una cama.

No obstante, lo más llamativo no es solo esto. También sus hashtag. «Hasta el fuego, ya no tengo miedo, sé que eres tú», son solo algunas de las palabras que demuestran que Curro tiene completamente conquistada a la jienense. Se desconoce si están juntos en su vivienda, pero ella ha relatado a ‘Jaleos’ a qué persona de su entorno es a la que más añora, sus padres. «Yo iba a comer a casa de ellos casi todos los días, lo estoy pasando verdaderamente mal. Ya no es el hecho de ir a comer, es el hecho de darte el abrazo, de darte el beso, de cómo han pasado la noche. Estamos en ciudades fantasmas, da hasta miedo, estamos todo el rato con las videoconferencias, pero soy muy humana, muy de abrazarnos, eso lo echo mucho de menos», ha confesado la maniquí.

Aunque a quien más le está sobrepasando esta situación es a su progenitora, está deseando que el estado de alarma termine para poder abrazar a sus nietas: «Mi madre lo está pasando fatal, mi hermana con los niños se fue a casa de mis padres pero ella dice que faltamos nosotros. Bueno, vamos a ver si pasa esto pronto, tenemos 15 días más y esperemos que se quede ahí, creo que el curso escolar por supuesto ha finalizado y que se va a prolongar un poco más. Paciencia, seguimos rezando, que se pase pronto esto y lo que yo digo, que venga muy pronto el calor y mate al bicho malo, dicen que se va con el calor».