Manolo Segura ha sido una pieza fundamental en la reconciliación de Tita Cervera y su hijo, Borja Thyssen, cuando estaban distanciados madre e hijo.


La familia Thyssen no vive un momento fácil. Ni mucho menos. Este jueves se ha conocido la muerte de Manolo Segura, expareja de Tita Cervera y padre biológico de su hijo Borja, una triste noticia que les ha dejado desolados. Más aún si se tiene en cuenta la estrecha relación que les unía al publicista. Así lo demuestra que en su complicado momento de salud durante los últimos años quien ha permanecido a su lado haya sido ella, quien ha demostrado el cariño así como el vínculo que mantenían. De hecho, todos los veranos era más que evidente la buena sintonía que existía entre ellos, pues se dejaban ver en lugares como Ibiza mientras surcaban los mares. Disfrutaban de los días de asueto juntos, dejando imágenes y estampas familiares para el recuerdo.

Tal era la relación de amistad que habían logrado forjar que incluso se llegó a decir que su figura había sido clave en la reconciliación de Borja y su madre cuando se distanciaron. Jamás escondió que le producía una enorme felicidad que, por fin, madre e hijo hubieran acercado posturas. Se mostró radiante cuando fue preguntado por ello e incluso señaló que tanto Tita como Borja y su mujer, Blanca Cuesta, tenían la actitud para «hacer borrón y cuenta nueva y empezar una etapa como es normal de familia». Así fue. Después de varios desencuentros públicos, la familia de Tita volvió a estar unida.

«Tenemos una relación de amistad de hace muchísimos años. Somos como familia y he procurado siempre intervenir, conciliar y apaciguar los malos entendidos entre Borja y Tita», llegó a decir el propio Manolo Segura. Y es que Manolo era consciente de que en muchas ocasiones y una vez que ambos estaban solteros, habían sido unidos a nivel sentimental. No obstante, él siempre destacó que su relación era únicamente familiar tras su ruptura.

Manolo apareció en la vida de la Baronesa mucho antes que el barón Thyssen, pero su relación no llegó a buen puerto. Se conocieron en 1978 en Marbella cuando él estaba soltero y ella ya había estado casada con Espartaco Santoni y, a pesar de que entre ellos surgió el amor, hubo una crisis que no pudieron superar. Años después su amistad se convirtió en tal que Manolo era uno de los apoyos más férreos de Tita. Su entorno lo aseguraba a algunos periodistas, círculo que revelaba que ambos se habían convertido en alguien imprescindible para el otro. «Necesita su apoyo, él hace muchas gestiones para ella y mantienen una amistad profunda que les mantendrá unidos para siempre, deslizaron a LOC hace algún tiempo.

Manolo llegó a casarse tres veces y se separó de la que fue su última esposa durante más de 15 años, Paz Pastor, en el año 2016. «Nos queremos mucho, es una gran mujer y hemos decidido terminar a tiempo, mientras todavía somos amigos y nos tenemos mucho cariño», llegó a decir sobre ella. Ese fue su último amor.