Por todos es conocido el miedo que tiene Isabel Pantoja a volar. Sin embargo, sus compromisos profesionales le obligan a tener que coger numerosos aviones, sobre todo para desplazarse del aeropuerto de Jerez (el más cercano a su finca Cantora) a Madrid, donde tiene que cumplir con reuniones de trabajo o grabaciones de su programa ‘Idol Kids’, que se estrena este año en Telecinco.

Entre la multitud de viajes, este lunes la tonadillera vivía el más angustioso. Y es que los incidentes ocurridos en el aeropuerto Madrid Barajas hicieron que muchos vuelos se vieran afectados. Y el de Isabel Pantoja con destino a Jerez fue uno de ellos, lo que le obligó a retrasar su llegada a la ciudad andaluza.

Los drones que estuvieron sobrevolando el aeropuerto y el incidente del avión de Air Canada que tuvo que sobrevolar Madrid para quemar combustible y poder hacer un aterrizaje de emergencia obligaron el retraso e incluso la cancelación de algunos vuelos. Por suerte, el de Isabel Pantoja solo sufrió un pequeño retraso.

Esto no solo conlleva el desajuste de las horas de llegada de los aviones, también provoca los nervios de muchos viajeros. Pues bien, Isabel Pantoja ha sido otra de las perjudicadas con todos los incidentes que han tenido lugar en Madrid este pasado lunes y parece ser que no vivió todo esto con tranquilidad.

Un mal trago para Isabel Pantoja

Isabel Pantoja tenía que volar este lunes de Madrid a Jerez, y según han comentado testigos presenciales a SEMANA, la tonadillera estaba muy nerviosa con todo lo que estaba ocurriendo. De hecho, algunos pasajeros del avión en el que iba Isabel le animaron a ponerse en primera fila, donde podría estar más tranquila.

Una vez en Jerez, donde aterrizó a última hora de la tarde, Isabel Pantoja llegaba con rostro serio y sin querer dar declaraciones a los medios que se encontraban allí. Además, se ocultó bajo sus características gafas de sol y para no escuchar las preguntas que le hacían, salió con los cascos.