Hace tres años, Fernando Alonso se convirtió en empresario de moda lanzando Kimoa. Ahora acaba ed actualizar sus cuentas y vuelve a perder dinero


No hay buenas noticias para Fernando Alonso. A pesar de que durante estos días se ha convertido en una estrella mediática al estrenar su propia ‘docuserie’ de ‘Fernando‘ que salió a la luz el pasado 25 de septiembre en Amazon Prime, ahora ha recibido una mala noticia. Hace tres años que se convirtió en empresario de su propia firma de ropa textil, Kimoa, que se ha convertido en su seña de identidad. Y es que últimamente, en cada una de sus apariciones públicas ha lucido las prendas de su propia marca: desde sudaderas hasta gorras y, sobre todo, el bestseller de la marca, las gafas de sol por su peso ultraligero.

Ahora, ha cerrado las cuentas del año y lo ha hecho una pérdida de más de medio millón de euros, aunque con unas cifras mucho más esperanzadoras que la del año anterior. Y es que a pesar de que él se ha convertido en el mejor escaparate y embajador de su marca, le está costando arrancar aunque parece que la cosa va mucho mejor que en años anteriores.

No le salen las cuentas a Fernando Alonso con su marca de moda

A pesar de que su firma se vende por todo el mundo y que sus precios son asequibles y aptos para todos los bolsillos, todavía no ha logrado tener las ganancias esperadas. Además, por si fuera poco ha querido dar un giro a su negocio y también ha puesto a la venta sus artículos a través de la plataforma de Amazon, para que llegue a más gente. Y es que al cierre de sus cuentas, la marca sigue sin ser rentable. Este año ha cerrado el ejercicio perdiendo 574.000 euros. A pesar de ser una mala cifra, no es peor que la del 2018, ya que ha mejorado sus resultados un 25 por ciento. Hay que recordar que en 2018 cerró el ejercicio perdiendo 760.000 euros.

Estas pérdidas están obligando al piloto de Fórmula 1 a inyectar capital para que siga la firma adelante. Y es que en 2017, cuando se lanzó la firma, su intención era de competir con las grandes de la moda californiana. Una aspiración muy alta que le ha venido grande al negocio. A pesar que la liquidez es por parte de Alonso, quienes dan la cara son dos de sus personas de confianza: Luis García Abad y Alberto Fernández Albilares. Pero no han recibido buenas noticias en el último cierre de año.

Y es que según los datos actualizados de Quimoalar, la sociedad de Kimoa, depositadas en el Registro Mercantil, la empresa cerró el año 2019 facturando poco más de un millón de euros, mientras que el año anterior lo hizo con un 1,2 millones de euros. Es cierto que la empresa ha ido reduciendo pérdidas poco a poco, ya que en el año 2017 (su primer año) cerró con 1,1 millones de euros de pérdidas; en el 2018 con 759.802 euros y este 2019 con poco más de medio millón de euros. 

Redes sociales

Su tienda de moda: estilo urbano y skate

Tal y como hemos dicho anteriormente, la mayoría de sus ganancias es a través de la venta a través de su plataforma digital, aunque también la venden a través de tiendas multimarca como El Corte Inglés o ahora en Amazon, donde podrás encontrar una variedad de artículos. Kimoa se define como moda urbana y ropa de skate, pero además tiene colecciones con el cien por cien reciclada, un punto a su favor. Y es que el piloto de Fórmula 1 siempre ha estado muy concienciado con el medio ambiente.

De hecho, el pasado año hablaba sobre ello junto a Pablo Motos en ‘El Hormiguero’. Y se refería a Kimoa como una marca sostenible con la que pretende ir «más allá. La ropa está hecha con botellas de plástico. Ese plástico reciclado se une con hilos de redes de pesca del mar y se crea ropa. No lo sabía hace unos meses, me encantó la idea y ahora vamos a llevar esta marca hasta el final».

Hay que recordar que la marca está destinado tanto para mujeres como para hombres y tiene una gran variedad de artículos de la gama de accesorios. Como hemos dicho al principio de este artículo, lo que más destacaría serían las gafas de sol, que son su producto estrella. Además, existe una edición cápsula bajo el nombre de Racing club dedicada exclusivamente al mundo del motor.