Lydia Lozano y Mila Ximénez han tenido su enfrentamiento más duro, en el que no han faltado insultos, lágrimas, duras acusaciones e incluso amenazas veladas


Lydia Lozano se ha roto en directo en el plató de ‘Sálvame’. Esta vez parece que el dolor es más profundo que en otras ocasiones y es que sobre la mesa de debate se ha puesto el enfriamiento que ha sufrido su relación con Mila Ximénez. Ahora Lydia Lozano, entre lágrimas, no puede más que subrayar que hay un momento que vivió con su amiga que le hizo tomar una decisión: “Decidí no volver a hablar a Mila Ximénez”. Una decepción de amigas por las palabras que Mila pronunció sobre ella hace un mes en una entrevista y de la que no es capaz de encontrar justificación. Este descontento no ha provocado el perdón de su amiga, sino que en su lugar se ha llevado un contundente: “¡Vaya mierda de vida!”. Un nuevo enfrentamiento calienta el plató de ‘Sálvame’.

La guerra ha estallado una vez más entre Lydia Lozano y Mila Ximénez. Mia ha querido saber el motivo por el que su amiga le ha retirado la palabra en las últimas semanas. El motivo de unas miradas supuestamente malintencionadas. Unos gestos distantes. Lydia no ha tenido reparos en confesar que se ha sentido dolida por las palabras que ha leído de la que consideraba su amiga en la revista en la que colabora. Unas palabras que no esperaba y a las que encuentra muy injustas. Unas declaraciones que apuntaban a que a Lydia no le gusta el brillo de otro compañero de plató y que hace lo que sea por convertirse en el centro de todas las miradas. Eso sí, dicho con otras palabras.

Foto: Telecinco

Y si por el mensaje no había quedado claro, Mila Ximénez no ha tenido problema alguno en recalcar lo que piensa sobre ella, volviendo a versionar las palabras que habían dolido a su amiga, a quien acusa de hacerse la “víctima” siempre que ve ocasión: “Vamos, que si hace Lydia Lozano una matanza ilegal, viene la policía y detienen al cerdo”, alaba Mila la facilidad con la que su compañera da la “vuelta a la tortilla a todo”.

El instante en el que todo se descontrola

Es en este momento donde todo se ha descontrolado. Lydia Lozano no podía dejar de llorar, mientras relata el dolor que le ha provocado tener que leer esas barbaridades de una amiga, en el duro momento personal por el que está pasando de salud. Por su parte, Mila Ximénez respondía a gritos: “Estoy harta de tus victimismos” o “Solo piensas en ti, en ti, en ti. Solo en ti y en lo que se dice de ti en las revistas” o “Eres una egocéntrica, sin la tele no eres nada. ¡Vaya mierda de vida tienes!”, han sido algunas de las frases que han hecho diana a modo de dardo envenenado en una tarde que parecía tranquila en ‘Sálvame’. Más allá de los cuernos que sobrevuela sobre uno de los colaboradores… nadie está a salvo nunca en plató.

Foto: Telecinco

Jorge Javier Vázquez, lejos de calmar los ambientes al ver a sus dos colaboradores entre lágrimas, gritos y reproches, pasó a leer detalladamente lo que decía Mila Ximénez de Lydia Lozano. Tras terminar, ha sentenciado: “Tampoco es para tanto”. Y, claro está, se echó más leña al fuego. La periodista se ha vuelto a derrumbar y las lágrimas han brotado de sus lágrimas mientras decía “Bueno, pues es importante para mí”. Tanta era la tensión que ambas partes han tenido que salir del plató para calmar los nervios a la “playa”, donde los humos están permitidos.

Su salida del plató no ha logrado su objetivo y a la vuelta los reproches y ataques han continuado. “Eres una delincuente emocional”, le decía Mila Ximénez a Lydia Lozano. Los compañeros trataban de hacerle entender a Lydia que debe dejar a un lado el dolor que las palabras de su amiga le han provocado y estar a su lado ahora que la necesita. El cáncer de Mila Ximénez le han desgastado psicológicamente, aunque sigue con fuerzas como para plantar cara a quien haga falta y a no bajarse del burro si considera que no debe pedir perdón, pese a comprobar el dolor que sus palabras han causado. Podría disculparse, pero con ello se traicionaría a sí misma y por ahí no pasa, lo piensa y por mucho dolor que cause, lo mantiene.