La pareja es padre de una niña, Miranda, de 5 años.


Siete años después del inicio de su historia de amor, Luján Argúelles y Carlos Sánchez se separan. La pareja tiene una hija en común, Miranda, de 5 años. La presentadora y el empresario, que nunca llegaron a pasar por el altar, han decidido poner punto y final a su relación.

La asturiana, siempre discreta en todo lo referente a cuestiones personales, no se ha pronunciado al respecto. Sin embargo, HOLA.com confirmaba la noticia. Luján está disfrutando de unos días de descanso en el norte acompañada por su familia después de haber pasado por Marbella, tal y como revelaban sus redes sociales. La última imagen de la pareja junta data del pasado mes de febrero y la podemos encontrar en el Instagram de Luján.

A pesar de que en algún momento se dijo que se darían el «sí, quiero», finalmente no formalizaron su romance. Luján sí que ha estado casada. En 2009 contraía matrimonio con el jugador de baloncesto Benjamín de la Fuente. Un matrimonio que se rompía tres años después de forma poco amistosa.

El pasado mes de junio, SEMANA pudo hablar con Luján sobre el momento personal que atravesaba y sobre cómo había vivido el tiempo de cuarentena. «Ha sido una situación totalmente excepcional, nunca vivida antes… Hemos tenido los ánimos a flor de piel por las cosas tan tristes que han ido pasando. También es cierto que tengo una niña pequeña y he tenido que estar muy pendiente de ella, porque ha querido estar con otros niños y no se podía. Luego tiene mucha energía y no sabía cómo canalizarla, así que no me he separado de ella», reconocía.

Cuando se convirtió en madre, la periodista explicó con las siguientes palabras el momento vital que atravesaba: «La sensación que experimentas es tal, que no eres capaz de explicarte por qué no te habías planteado antes aceptar ese regalo que te ofrece la vida», dijo en su blog.

Su hija, su auténtica prioridad

Luján y Carlos se conocieron cuando ella tenía 24 años, pero fue hace ocho años cuando su relación comenzó a forjarse. «Siempre hemos tenido relación pero fue hace casi cinco años cuando empezamos a vernos con más asiduidad. Es un hombre con muy buen rollo, muy buena energía. Siempre sonríe y es muy positivo», afirmaba en 2017.

Reconoció entonces, que eso era lo que necesitaba en ese momento: «Son esas cosas a las que yo les doy valor: es muy importante alguien que te dedique una sonrisa. Además, entiende mi mundo. Muchos amigos suyos son actores y cantantes y comprende bien de qué va esta historia», afirmó.

Asimismo, habló de una primera atracción inicial: «Cuando le conocí, pensé que era muy mono, pero nada más. Y él me llamaba su amiga ‘La pereza’ porque yo hacía cosas muy serias en la radio y leía periódicos a todas horas. Ya no me ve así porque 15 años después ya no soy la pereza, y él también es otra cosa».

Respecto a su pequeña, señalaba que era el motor de su vida: «Ahora mismo estar con ella es mi absoluta prioridad. No me pensaba que iba a estar tan fascinada con esta situación en mi vida. Estoy encantada con mi hija, y pasar tiempo con ella. Aunque también me saca de quicio en algún momento».