Magdalena, la hermana de doña Ana, acusa a la colaboradora de no ayudar a su padre económicamente. Ante esta nueva polémica familiar, éste no contesta a las llamadas de la sevillana.


Después de la sorprendentes declaraciones hechas por Kiko Rivera en ‘Domingo Deluxe’ sobre Isabel Pantoja y la guerra familiar, Anabel Pantoja ha comentado, una a una, las palabras de su primo en ‘Sálvame’. También ha respondido con especial dureza a las acusaciones de Madgalena, hermana de su abuela, doña Ana.

La semana pasada, la madre de la tonadillera se ha sentado ya dos veces en los platós de Telecinco para lanzar duros ataques contra ella. El principal de ellos tiene que ver con su padre, Bernardo Pantoja. La tía abuela de la colaboradora se ha quejado de que Anabel, enfermo y con problemas de movilidad, no atiende adecuadamente a su progenitor. En su opinión, la joven debería pagarle un ascensor, ya que gana mucho dinero en televisión y como ‘influencer’. «Me enteré por Instagram que gana tanto dinero y me dio coraje, porque mis hijos conmigo no harían eso», ha dicho. «La otra pierna le está doliendo. Voy muchas veces con él y la otra pierna le está doliendo mucho».

Anabel Pantoja revela que su padre no contesta a sus llamadas

Anabel, indignada, No se ha querido pronunciar sobre los motivos por los que no ayuda a su padre económicamente porque ellos tienen sus «códigos». Y ha respondido a su parienta con una importante amenaza: si sigue hablando de su padre hará todo lo posible para que él no le dirija la palabra. «Agradezco muchísimo el cariño que tiene a mi padre, pero no es la mejor forma de contar sus penas. Le agradezco que con el dinerito que ha ganado que mire por su familia y se encargue de su familia. Que ya nos encargamos nosotros de lo que tenemos que encargar. A partir de ahora yo me voy a encargar de que no vea a mi padre, porque si es para cuestionarme va a tener semilla. No voy a ponerme de que soy la mejor hija, porque no lo soy. Pero no se me va a cuestionar. Le debo un respeto a quien me dio la vida».

A continuación, la sevillana explicaba: «Voy a hablar con él, pero no me ha cogido el teléfono por lo que ha montado esta señora». Jorge Javier Vázquez quiso saber cuántas veces lo había llamado. Esta respondía que después de tres intentos no había logrado respuesta por su parte. «Si no te lo ha cogido el teléfono es porque no quiere hablar contigo», le espetaba el presentador. «Exacto», aseveraba Anabel.

Telecinco

«Él no se ha metido nunca jamás en mi vida. Por lo tanto yo no me puedo meter nunca en con quién él ande o con quién se relacione», añadía. «Pero si esta persona viene a cuestionarme a mí y a mi vida él tendrá que saber con quién se junta». Parece que los problemas familiares le crecen a Anabel, quien además del conflicto paterno le ha tocado hacer frente a las duras revelaciones que ha hecho su primo en ‘Domingo Deluxe’. Este fin de semana, el DJ compartía hablaba nuevamente se su madre, a la que define como «una déspota», «una marioneta» de su hermano Agustín y una mujer que «solo se mueve por dinero». 

El músico también contaba qué opinión tiene sobre su prima, a la que ha calificado como «una cobarde» y de ser «igual de prepotente que su tía». La colaboradora ha explicado que no hay rencillas con su primo. Ambos han hablado tras su paso por el ‘Deluxe’ y no hay disputas entre ellos. «Entiendo que cada uno tiene su opinión. Cada uno tiene su versión y ya está», ha subrayado. “Me respeta, le he dicho que no quiero entrar y que si puede evitar este tipo de cosas, que lo haga, porque me pone en una tesitura muy mala”. Eso sí, no ha ocultado su «tristeza» ante las nuevas palabras de Kiko sobre su guerra con su madre: «Me vengo abajo porque lo que vi ayer fue muy duro y a partir de ahora sé que no hay marcha atrás».

Telecinco

Aunque Anabel ha querido dejar claro que su relación con Kiko es excelente, lo cierto es que Kiko fue bastante sincero al narrar cómo la ve su familia. Para su tío Agustín «Anabel está en el grupo de los enemigos» y cree tiene miedo a hablar de la familia en su trabajo en ‘Sálvame’ porque está «acojoná» por las posibles represalias que pueda tomar la tonadillera.

Anabel se ha reiterado en su papel como miembro neutral de la familia. No le interesa estar en medio de polémicas y no quiere enfrentarse a nadie. Por último, ha recordado que no ha querido dramatizar ante la tormenta que atiza con fuerza sobre Cantora. «Yo no voy de víctima. A mí si las lágrimas me salen, me salen del corazón. A ver si todo el mundo que llora es una víctima», ha zanjado. «Estoy harta de los juicios y las historias. ¡Que nadie se pone en mi lugar!».