Desde que Meghan Markle y el príncipe Harry anunciaran su marcha como miembros «senior» de la Corona británica, mucho se ha hablado de ello. Hasta tal punto que este lunes, la reina Isabel II había convocado en su residencia de Sandringham, en Inglaterra, una cumbre con los principales miembros de la familia real británica. Al término de una reunión ha emitido un comunicado pronunciándose tras la inesperado decisión de los duques de Sussex.

En dicho comunicado, la soberana ha querido apoyar la decisión de su nieto: «Mi familia y yo apoyamos completamente el deseo de Harry y Meghan de crear una nueva vida como familia joven», comenzaba rezando el comunicado.

«Si bien hubiéramos preferido que siguieran siendo miembros de la familia real que trabajan a tiempo completo, respetamos y entendemos su deseo de vivir una vida más independiente como familia sin dejar de ser una parte valiosa de mi familia. Harry y Meghan han dejado en claro que no quieren depender de fondos públicos en sus nuevas vidas», decía el comunicado. 

Tal y como informaron los duques de Sussex, «se ha acordado que habrá un período de transición en el que los Sussex pasarán tiempo en Canadá y el Reino Unido», explicaba en el comunicado. Además de añadir que «estos son asuntos complejos que mi familia debe resolver, y aún queda mucho trabajo por hacer, pero he pedido que se tomen decisiones finales en los próximos días«, sentenciaba la nota emitida por la reina Isabel II.