Hoy se cumplía el plazo para que Toño Sanchís abandonara la vivienda familiar. El representante ya ha salido de la vivienda que es propiedad de Belén Esteban


Ha llegado el día. Toño Sanchís debe abandonar este mismo jueves, a las 10 de la mañana como plazo máximo, definitivamente la vivienda familiar después de que hace ya casi un año que la casa saliera a subasta pública y fuera Belén Esteban quien hizo la puja más alta. El que fuera representante de su ahora enemiga ya ha salido de su casa en el día clave. Lo ha hecho solo. Ningún miembro de su familia le ha acompañado en este mal trago que ha tenido que pasar.

Lo cierto es que no ha llevado equipaje alguno. Toño se ha montado en su coche y, sin querer hacer declaración alguna, se ha marchado de la que fuera su residencia de Villanueva de Pardillo. Se desconoce si con anterioridad ya habría hecho la mudanza y ahora tan solo tenía los enseres personales y por este motivo no le hemos visto portando maletas. Muy serio, sin mediar palabra y montado en su coche, así ha sido el modo en el que ha dado portazo definitivo a la que ha sido su residencia familiar.

Sin embargo, todavía se desconoce cuál es el estado en el que ha quedado la vivienda. Una incógnita que se resolverá próximamente y que, quién sabe, si pondrá contra las cuerdas de nuevo a Toño Sanchís. De esta manera, Belén, por fin, podrá acceder a su nueva propiedad para así poder ponerla en venta, seguir así con el plan que tenía establecido y poder saldar parte de la deuda que Toño tenía con ella.

Valorada en más de 550.000 euros

La casa posee más de 300 m2, repartidos en tres plantas, un gran jardín y está valorada es más de 550.000 euros, a pesar de que Belén pudo adquirirla en subasta pública por 376.000 euros en el mes de abril del pasado año.