Isabel Pantoja ha vuelto a subirse a un escenario, en esta ocasión, en Bilbao, cuatro meses después de su último concierto.

Isabel Pantoja está feliz y pletórica. Cuatro meses después de su último concierto, la cantante se volvió a subir a un escenario, en esta ocasión, en el Arena Miribilla en Bilbao, donde volvió a lucir sus mejores galas, a pesar de que le jugaron una mala pasada. Y es que uno de sus vestidos tuvo un problema con la cremallera, una anécdota que no olvidará jamás. 

Como buena artista que es, Isabel Pantoja subo sacar su sentido del humor y no dudó en reírse del percance: «O me lo quito aquí o me lo quito dentro», comentó bajo la atenta mirada de sus fans, que no dudaron en reírse y aplaudir a Isabel Pantoja por la salida que había tenido después de que su vestido le jugara una mala pasada. La cantante volvió a cantar los éxitos de su disco ‘Hasta que se apague el sol’ en un concierto en el que no se olvidó de sus familiares.

La cantante dedicó este concierto a las personas más importantes de su vida, sus nietos.

Fue un concierto especial, que no dudó en dedicar a sus nietos, a los que lanzó un bonito y emotivo mensaje: «Dedico esta canción a mis nietos y a Carlota, que está por venir», declaró en referencia a la segunda hija que esperan su hijo Kiko Rivera e Irene Rosales. 

La pareja está de plena actualidad tras los rumores que apuntan a una posible infidelidad de Kiko Rivera. Irene Rosales ha mostrado a través de su Instagram que está muy tranquila: «Que el mundo se entere que te quiero a rabiar», escribía nuestra bloguera junto a una bonita instantánea.

Por su parte, Kiko Rivera también escribió un mensaje muy contundente: «Siempre intentarán fastidiarnos. Tú sabes la verdad… Somos fuertes, somos un equipo. Te necesito y te necesitaré siempre @irenerova24. Algún día el karma se pondrá en su contra y ese día disfrutaré y mucho. A todo cerdo le llega su San Martín».

Que el mundo se entere, te quiero a rabiar @riverakiko

A post shared by Irene Rosales Vázquez (@irenerova24) on