El hijo de Isabel Pantoja ha pasado unos días desconectado para recuperarse de la muerte de su abuela y su reaparición le ha supuesto muchas críticas en las redes sociales.


Kiko Rivera ha pasado un fin de semana de desconexión tras vivir unos días intensos. La muerte de su abuela, Doña Ana, le obligaba a viajar de manera inesperada de La Graciosa a Sevilla y de allí, a Cantora. El duro golpe le llevaba a tomar la decisión de no volver a viajar hasta las Islas Canarias para asistir a la boda de su prima, Anabel Pantoja. Tras esta decisión, Irene Rosales decidía viajar hasta Sevilla para reunirse con él y pasar un fin de semana de encierro en casa.

Días después de esta desconexión, Kiko ha vuelto este lunes con las pilas cargadas. Ha estado en casa desconectado, pero hace unas horas compartía una foto de él mismo en la calle. «Se acaba el fin de semana. Mañana lunes. Empezaremos con energía, retomo mi vida. No he salido de casa, necesitaba reflexionar sobre todo lo que ha ocurrido», empezaba escribiendo este domingo en sus redes sociales.

Consciente de que sus decisiones pueden traer consecuencias, Kiko está tranquilo: «He tomado mis decisiones. No sé si serán correctas o no, pero son mías y nada más que mías. Gracias por el apoyo y los miles de mensajes de ánimo. Gracias también por el cariño a ‘Te extraño’. Está siendo una pasada», ha terminado diciendo.

Reaparece en sus redes sociales tras unos días desconectado

© Redes sociales.

Tras compartir un selfie en la calle, Kiko Rivera ha compartido varios vídeos desde el despacho que tiene montado en su casa. Desde allí ha querido volver a la carga y hacer pública su emoción ante la acogida de su nuevo tema, agradeciendo todos los mensajes bonitos que le han mandado sus seguidores. «También quiero agradecer a la gente que me manda mensajes tan horrorosos como «ya se te ha ido la pena», «pero, ¿tú no estabas de luto?», «¿no te da vergüenza?». ¿Vergüenza? ¿De verdad quieres que te diga lo que me da vergüenza?», ha empezado diciendo Kiko Rivera en sus redes al recibir numerosas críticas.

«Váyase un poquito a la mierda, pero muy lejos. A todos los demás, muchas gracias. Yo sé que la gente buena que me sigue no se merece que yo me ponga así, pero es que no sabéis la cantidad de mensajes estúpidos que recibe uno. Me apetecía mandarles a la mierda. Sí… así, sin más, mandarles a tomar por culo porque son muy pesados. A seguir con la vida», termina diciendo.

Ha dejado de seguir a su prima en redes sociales

La muerte de doña Ana y el posterior cónclave que tuvo la familia en Cantora ha supuesto un auténtico punto de inflexión para todos y cada uno de los miembros del clan. Un día después de celebrar su boda con Omar SánchezAnabel Pantoja reaparecía triste en ‘Sábado deluxe’ y desvelaba que su primo, Kiko Rivera, le había dejado de seguir en redes sociales y no le había mandado ningún mensaje felicitándole por el enlace.

Este domingo, Kiko Matamoros revelaba el verdadero motivo que habría provocado la ruptura entre Kiko Rivera y Anabel Pantoja tras el fallecimiento de doña Ana y la posterior celebración de la boda de la joven. El colaborador de ‘Viva la vida’ aseguraba que fue la sobrina de Isabel Pantoja quien provocó que el DJ dudara a la hora de decidir si viajaba a Cantora por la muerte de su abuela. «Le dice que no le van a abrir la puerta y que no es bien recibido, que Isabel ya no lo considera ni su hijo. Kiko cree que su prima ha estado enturbiando la relación con su madre durante todo este tiempo», comenzaba a explicar.

Tras esto, el también colaborador de ‘Sálvame’ resaltaba que es Raquel Bollo quien convence al interprete de «Cicatriz» de que tanto él como Chabelita Pantoja regresen a la península para estar junto a la tonadillera. «Es un momento trascendental, que no te pese toda la vida el no haber estado ahí y darle un beso a tu madre», serían las palabras de la sevillana al marido de Irene Rosales, según reproduce Kiko Matamoros. Una versión de los hechos que casa con las declaraciones de Belén Esteban vertidas en ‘Sábado deluxe’ en las que confirma que es la «comadre» de Luis Rollán quien anima a Kiko Rivera a coger un avión y presentarse en Cantora.