Kiko Rivera ha cargado con extrema dureza contra su madre, Isabel Pantoja, pero se ha guardado en el tintero mucha más leña que echar al fuego. Eso sí, no sacará estos ases en su manga hasta que no vea cómo va a reaccionar su madre a su entrevista más dura


Kiko Rivera está dispuesto a tumbar a su madre, Isabel Pantoja, si con ello consigue esclarecer qué ha sucedido con la parte de la herencia de su padre, Paquirri, que se ha quedado supuestamente por el camino. El Dj no ha dudado en cargar con extrema dureza contra su madre en público, ya sea desde un plató de televisión, a diario en las redes sociales o con entrevistas en exclusiva. El medio da igual, lo que importa es el mensaje y es lo que Kiko Rivera no quiere que se pierda, porque considera que su batalla mediática contra su madre va más allá de lo defraudado que se siente ahora por ella, sino más por una herencia que considera que nunca le llegó y por unas maniobras que denuncia como supuestamente amorales.

Una vez planteado toda esta problemática, Kiko Rivera ha querido zanjar con la polémica y plantarse ahí. Al menos durante unas horas, dado que en las redes sociales sigue dando con fuerza a su madre, con la que ha roto definitivamente al comprobar que la tonadillera ha señalado a su esposa, Irene Rosales, como principal culpable de lo que ahora está sucediendo. Es por eso que Kiko Rivera asegura que “Que yo siga hablando ya no depende de mí”. Es decir, hace un alto al fuego para ver cuál será la reacción de su madre y si sus sucesivos golpes consiguen el efecto deseado.

Eso sí, deja claro que hay mucho más de lo que podría hablar y que añadiría más leña al fuego y es que considera que no ha tirado de la manta para que todo se conozca, sino que tan solo está tirando de un hilo que poco a poco va dejando todo el escándalo al descubierto. Vea el vídeo de ‘Europa Press’ para conocer cómo explica el Dj el complicadísimo punto en el que se encuentra con su madre en estos momentos.