La pareja ha pasado los últimos días de Navidad en México, desde no han parado de compartir numerosas imágenes de lo bien que se lo han pasado.


Kiko Matamoros y Marta López han pasado un final de Navidades de lo más divertidas. La pareja viajó hasta México para huir del frío y pasar unos días relajándose en las playas paradisíacas de Tulum. Además, les ha servido para recargar pilas y volver al trabajo con fuerza.

Este miércoles, el colaborador de televisión volvía al plató de ‘Sálvame’ para hablar de todos los temas que tenía previstos la dirección del programa. Sin embargo, Kiko Matamoros se ha convertido en el protagonista de la tarde, y no por estar inmerso en una polémica, sino por el bronceado con el que ha reaparecido.

La primera en hacérselo saber ha sido Anabel Pantoja, que le llama Baltasar, provocando, de esta forma, la risa de muchos de sus compañeros. Por su parte, desde el programa han estado muy rápidos y lo han comparado con el muñeco de Conguitos. Tanto es así que han partido la pantalla en dos, dejando ver que sí, que se parecían mucho.

Y es que este bronceado tiene explicación, y no es que Kiko Matamoros haya decidido pasar por una cabina de rayos uva. Es algo mucho mejor. El colaborador y su pareja hacían las maletas para disfrutar de un viajazo de lo más romántico a una de las playas de México más transitadas por los turistas españoles.

Desde allí, la modelo, sobre todo, ha compartido numerosas imágenes de cómo han sido sus vacaciones en el paraíso. Aunque no han compartido ninguna imagen juntos en sus respectivos perfiles de Instagram, Marta López sí nos ha dejado claro que han estado juntos a través de sus Stories.

Mientras Kiko Matamoros decidía compartir el libro que se ha leído durante las vacaciones, el nuevo de Eduardo Mendoza, ‘El negociado del ying y el yang’, la modelo ha presumido de cuerpazo en bikini en todas sus publicaciones, provocando los innumerables comentarios de sus seguidores.