Kiko Matamoros ya avisó de que este lunes tenía que volver a ser operado para extirparle la vesícula y el colaborador ya está siendo intervenido.


Kiko Matamoros se ha convertido en el protagonista de este pasado fin de semana después de mostrar su rostro después unos retoques estéticos en la clínica de Carla Barber, la novia de su hijo Diego Matamoros. Este lunes, el colaborador de ‘Sálvame’ vuelve a estar en el ojo de la noticia. Y es que Kiko ya ha entrado en quirófano para someterse a la operación de vesícula que ya anunció en su programa hace apenas unos días.

La encargada de dar la noticia ha sido su novia, la modelo Marta López, a través de las redes sociales y desde el hospital en el que se está haciendo la intervención. «Buenos días. Acaban de bajar a Kiko a operarle. Gracias por los que me estáis preguntando, yo estoy esperándole en la habitación», comenta Marta a la espera de saber cómo ha ido todo.

Marta López se ha convertido en el apoyo más incondicional del colaborador de ‘Sálvame’ en estos momentos, y la modelo no ha dudado en acudir con él al centro hospitalario y esperar a que saliera para estar junto a él. Hay que recordar que es una operación que no es muy complicada, pero que le obligará a pasar al menos unos días en el hospital.

Después de que le operaran por la obstrucción del conducto biliar, parece que algo se complicó, lo que le obliga ahora a pasar otra vez por el quirófano. Los médicos, después de varias pruebas, han considerado que lo mejor es extirparle la vesícula. Y Kiko ya se encuentra en quirófano.

«El lunes me tengo que operar. Si no vendría encantado. Me van a extraer la vesícula», apuntaba hace unos días en el plató de su programa. La operación de extracción de vesícula, también conocida como colecistectomía, suele realizarse con anestesia general y, en la mayoría de las ocasiones, mediante laparoscopia.

Se trata de un procedimiento quirúrgico bastante común y que no suele revestir gravedad para los pacientes, ya que la vesícula biliar es uno de los siete órganos no vitales -junto con el bazo, los riñones, el estómago, el colon, el apéndice y los órganos reproductores masculino y femenino. Por este motivo es posible extirparlo después llevar una vida normal.

La operación de extracción de vesícula, también conocida como colecistectomía, suele realizarse con anestesia general y, en la mayoría de las ocasiones, mediante laparoscopia. Se trata de un procedimiento quirúrgico bastante común y que no suele revestir gravedad para los pacientes, ya que la vesícula biliar es uno de los siete órganos no vitales -junto con el bazo, los riñones, el estómago, el colon, el apéndice y los órganos reproductores masculino y femenino. Por este motivo es posible extirparlo después llevar una vida normal.

Un fin de semana en el foco de la noticia

El colaborador de ‘Sálvame’ se ha puesto en manos de Carla Barber unos días antes de pasar por el quirófano para rejuvenecer su imagen. La doctora ha compartido a través de sus redes sociales el impactante resultado, que ha provocado numerosas reacciones a través de las redes sociales.

«El que es guapo es guapo», reconocía orgullosa su nuera. Se ha sometido a un tratamiento facial denominado ‘total face’. Aclaraba que tras un tratamiento de este tipo es normal una inflamación que puede durar entre cinco y siete días. «La rojez, los hematomas y el edema son normales y desaparecen en poco tiempo», explicaba. Como profesional, subrayaba lo que más le gusta del resultado: «La nariz y lo increíble que ha quedado la frente (adiós inmediato a las arrugas y elevación de cejas con ácido hialuronico)».

Kiko Matamoros se sometió a este último retoque estético el pasado sábado y poco después regresaba a la televisión para cumplir con sus compromisos profesionales en ‘Sábado Deluxe’. Su nueva imagen no pasó inadvertida por la audiencia y eclipsó, incluso, la esperada entrevista de Mila Ximénez quien lucha contra un cáncer de pulmón. El colaborador pronto se convirtió en ‘trending topic’: «Tienes a toda España mirando tu cara», le decía María Patiño en riguroso directo mientras las redes ardían. Tajante, no dudaba en afirmar que no le importaban las críticas: «Evidentemente mi aspecto no es el mejor, se me tiene que desinflamar la cara», contaba.

Kiko Matamoros, de 63 años, siempre se ha mostrado a favor de la cirugía estética al igual que su actual pareja, Marta López, de 23. El colaborador ha entrado en quirófano en más de una ocasión para cambiar su imagen. Esta vez ha confiado en Carla Barber y solo tiene palabras de elogio hacia la doctora: «Carla es una estupenda profesional (…). Me ha subido los pómulos, me ha quitado las arrugas de alrededor de la boca y me ha levantado un poco la cara que se me estaba cayendo». Entre sus diversos retoques, figura una otoplastia para corregir la morfología de las orejas, ‘lifting’ facial y blefaroplastia para quitar las bolsas de sus ojos. Además, le gusta cuidarse al máximo y practica deporte regularmente para estar en plena forma.