Kiko Hernández está muy unido a su madre, Teresa, quien a sus 70 años se ha convertido, según él, en la mejor abuela que podrían tener sus hijas.


A diferencia de otros famosos, Kiko Hernández no presume de grandes lujos o de momentos íntimos con su familia en sus redes sociales. El colaborador y presentador de televisión ha preferido mantener a su entorno en un perfil bajo y tan solo hablar de ellos en momentos puntuales, pero ¿qué relación tiene con sus seres queridos? El exconcursante es alguien muy familiar y ellos son su refugio, por lo que trata de cuidarlos al máximo. En especial, a sus hijas y a su madre Teresa, siendo las tres un gran pilar para el polémico comunicador. Quien bien le conoce insiste en que pone todo de su parte para que no les falte de nada, una actitud que ha mantenido desde que era un niño. De hecho, cuando los padres de Kiko Hernández se separaron, el exconcursante de ‘Gran Hermano’ se lanzó a trabajar de camarero e incluso de vendedor de libros para ayudarla en lo que ella necesitara. Siempre se volcó y a día de hoy sigue haciéndolo. «Siente devoción por ella», dicen.

Kiko Hernández
Redes sociales

Como cualquier madre e hijo su relación ha pasado por buenos y malos momentos. En el año 2013 Kiko Hernández cayó en una vorágine en la que, según él mismo declaró, tan solo se preocupaba por su trabajo. A pesar de que llegó un momento en el que dejó de reconocerle, la zaragozana estuvo ahí para apoyar a Kiko para que recuperara la ilusión. «Mi madre pensaba que había perdido un hijo y me lo decía. Ahora me dice que parece que vuelve a tenerlo», dijo el ahora actor. Son cómplices el uno con el otro, se confiesan y, además, valoran el papel que tienen en la vida del otro. Tanto que Kiko Hernández ensalza de Teresa lo «buena abuela y madre que es», dos roles que ayudan mucho al colaborador en su día a día. Ambos forman un buen tándem y son positivos cuando hay algún escollo en su camino. Cabe recordar que cuando fue participante de ‘Gran Hermano’ él le mandó una carta a su progenitora en la que al finalizar le mandaba un beso «a la mejor madre», lo que, sin duda, evidenciaba la increíble sintonía que mantenían desde el pasado.

La pandemia le mantuvo alejado de los platós durante unos meses, pues tenía un tremendo temor a contagiarse. Kiko Hernández trataba de tener extremo cuidado para que ni él ni su círculo contrajera el coronavirus, sin embargo, tuvo volver a los directos de ‘Sálvame’. En los meses posteriores tan solo tenía un deseo: que su madre se vacunara a sus 70 años. Un paso tras el que él se podía seguir más tranquilo y así minimizar sus miedos. Aunque sus hijas y su madre no son el único motor de Kiko Hernández. En una de las poquísimas veces que su familia ha accedido a estar en un plató, su sobrino Eduard irrumpió en ‘A tu lado’ cuando él solo tenía dos años. Entonces, dejó claro que él le volvía loco y que estar junto al pequeño era una de sus pasiones, pero no es de extrañar sabiendo lo niñero que es con sus hijas.

Kiko Hernández
Redes sociales

Al igual que su familia, sus amigos también ocupan un lugar muy importante en la vida del colaborador. El fallecimiento de Mila Ximénez le dejó destrozado, ya que ambos estaban muy unidos, pero Kiko sabe que toca seguir adelante por aquellos que más le quieren. Si bien él todavía no ha desvelado cuál es el plan que tiene para su cumpleaños, a buen seguro guardará un hueco para los suyos. Este jueves Kiko Hernández cumple 45 vueltas al sol y lo hace en uno de sus mejores momentos profesionales. Triunfa en la televisión, tiene planes en el teatro y, además, cuenta con varias empresas que le funcionan de maravilla.