Karlos Arguiñano ha desvelado el golpe que ha supuesto para su mujer, Luisi Ameztoy, la pandemia que ha azotado nuestro país.


Karlos Arguiñano acostumbra a hacer carcajear a la audiencia y a hacer bromas sobre cualquier asunto cotidiano. Esta semana ha mostrado un lado desconocido, ya que, por primera vez, ha hablado del mal momento familiar que atraviesa en su vida. En concreto, de su mujer, María Luisa, quien por temor a la pandemia procura no relacionarse con nadie y apenas sale de casa. Tiene verdadero pánico a contagiarse y está extremando las precauciones como si a día de hoy todavía hubiera estado de alarma. Para los dos está siendo muy complicado, aunque él trata de volver a la normalidad poco a poco: «Se nos está haciendo muy largo, esta historia está siendo dura de verdad. Luisi, mi mujer, no sale de casa por la pena. Me dice ‘tú sales mucho».

«Mi mujer ha sido capitana toda la vida»

No obstante, este no es el único cambio que han notado en su rutina. Desde hace casi un año no han vuelto a ver a sus nietos, a pesar de que residen en la misma ciudad, lo que convierte esta situación en todavía más llamativa. «Mi mujer ha sido capitana toda la vida», dice el reputado chef sobre Luisi, como así la llama todo su círculo. Tal ha sido el giro que ha dado su vida con la crisis sanitaria, que Karlos Arguiñano ha alzado la voz para lanzar una reflexión a los espectadores. Considera que se debe aprovechar al máximo cada instante y no dejarse nada en el tintero, por lo que quiere hacer pensar al resto. «Ahora que voy para los 73 años, ya os aviso, y más concretamente en este momento, aprovechad cada minuto de vuestra vida. No dejéis nada para mañana», dice el empresario. 

Karlos Arguiñano mujer
Redes sociales

Sin bien las medidas están mucho más relajadas y poco a poco los ciudadanos vuelven a sus rutinas, hay para quien le está siendo muy complicado retomarlas. Karlos Arguiñano procura que su entorno tenga una visión optimista, la misma que posee él, aunque no siempre lo consigue. Él y Luisi están muy unidos a su familia y están convencidos que es cuestión de tiempo que la situación mejore y el riesgo desaparezca en algún momento.

Pero, ¿quién es Luisi? La esposa de Arguiñano comenzó a trabajar desde que era muy pequeña. De hecho, con tan solo 9 años, ya ayudaba a su madre a repartir pescado, una idea y actitud que la acompañó toda la vida llegando incluso a vivir en París durante un tiempo para aprender idiomas. La esposa de Karlos siempre ha sido una persona resolutiva y con gran iniciativa, por lo que este nuevo comportamiento es inusual para ellos. Luisi ha tenido una vida complicada, pero siempre ha sabido resurgir y así lo mantienen sus hijos. «La verdad es que nuestra madre ha sido el alma mater de toda la empresa desde el principio. Es ‘la jefa’, la que sostuvo toda la gestión cuando mi padre se fue a Argentina o cuando debía dedicarse casi de lleno a la producción de sus micros en televisión», han comentado.