Julián Muñoz está ilusionado con el paso que ha conseguido debido a sus graves problemas de salud. Te contamos todos los detalles.


Julián Muñoz 15 años después del caso Malaya está mucho más cerca de conseguir su ansiada libertad condicional. El que fuera alcalde de Marbella a causa de sus problemas de salud, los cuales han catalogados de «graves e incurables», cumplirá lo que le queda de condena en libertad. El auto dictado por la Audiencia Provincial que ha sido refrendado por la Fiscalía Anticorrupción sostiene esta información, por lo que tras tres intentos fallidos ha conseguido su objetivo. De este modo, estar más cerca de la semilibertad que lleva tantos años persiguiendo, aunque se desconoce si podrá despedirse definitivamente del control telemático del que desea desprenderse. A pesar de que hace tres años intentó que se le retirara, no fue posible cuando se le pilló bailando sevillanas de madrugada, motivo por el que se lo revocaron.

«Estoy contento, porque es otro estado diferente, no es lo mismo el tercer grado que la libertad condicional. Sobre todo con la edad que tiene uno, porque ya tengo 74 años y ya está uno en la cuesta abajo, esto es una gran noticia para mí y mi familia y la gente que me quiere», ha dicho en TVE. Está feliz con este triunfo tras una etapa difícil, más aún si se tiene en cuenta que podrá vivir más tranquilo, aunque siempre le acompañe su estado delicado de salud. Está centrado en su vida junto a sus hijas y sus nietos y, por el momento, continúa viviendo en Marbella, la misma ciudad en la que tocó el cielo y descendió a los infiernos.

GTRES

Su gravedad es tal que tienen claro que se trata de una «una pluripatología grave e incurable, a la cual se añade la afección oftálmica que ahora padece y que también es incurable», dicen en el auto de la Audiencia Nacional emitido el 1 de junio. La razón por la que ha podido acceder a ello según se ha explicado es que el Reglamento Penitenciario permite a las personas de más 70 años con dolencias incurables obtener la Libertad Condicional sin que hayan cumplido las tres cuartas partes de la condena. Por ello, no ha extrañado que se haya tomado esta decisión respecto al presente y futuro de Julián Muñoz.

A pesar que desde el año 2006 ha estado alrededor de 5 años dentro de prisión, Julián Muñoz vive sus días más complicados debido a su salud. A su lado está su familia, quien desde hace unos años no se separa de él, habiendo recuperado incluso la relación con su expareja, Mayte Zaldívar. La empresaria nos explicó durante la pandemia que estaba preocupada por él, ya que su estado no era positivo y temían que empeorara en una crisis sanitaria como la que entonces estaba en España. Quien tampoco tiene un escenario mucho más halagüeño es Isabel Pantoja, eso sí, en lo que se refiere a conflictos familiares. Además de sus batallas legales, ha perdido la relación con su hijo Kiko Rivera y, de momento, no tiene ningún viso de arreglarse. Su ruptura madre e hijo es un hecho, por lo que quién sabe si eso cambiará en algún momento.