Julia Otero ha comentado cuáles son las secuelas que sufre desde comenzara a batallar contra el cáncer que le diagnosticaron.


A finales de octubre Julia Otero dio la mejor de las noticias: está curada. La locutora de radio adelantó que había salido victoriosa de su lucha contra el cáncer, pues «estaba viva y   guerrera». Una batalla que le obligó a dejar temporalmente la radio y tras la que se ha confesado, desvelando algunas de las secuelas que le acompañan desde que comenzó el tratamiento para vencer la enfermedad. «He superado el cáncer, aunque todos sabemos que el cáncer es una espada de Damocles que dura cinco años como mínimo. Por lo tanto, soy siempre muy prudente, pero a estas alturas no tengo ni una sola célula cancerígena», dice muy feliz la periodista.

[/lista_enlaces]

Ha perdido peso, se ha cortado su cabello y se ha visto obligada a parar, consecuencias que está deseando que formen parte del pasado. Eso sí, en especial hay algo que sufre y es haber perdido uno de los cinco sentidos desde hace meses. Ella misma lo ha explicado en ‘Catalunya Radio’ donde ha comentado que ha perdido, de momento, la sensibilidad en parte de sus extremidades. «Tengo una neuropatía periférica en las manos y en los pies, que hace que prácticamente no tenga sensibilidad. Es decir, que id con cuidado conmigo porque no tengo tacto. En vez de cinco sentidos, me quedan cuatro en estos momentos», asegura Julia Otero con mucho humor.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida de Julia Otero (@otero_julia)

La comunicadora tiene grandes planes, de hecho, ya tiene algunas fechas en su cabeza para retomar su rutina tras un tiempo alejada de las ondas. ¿Lo más importante para ella? Su actitud, el mejor ingrediente para la vida. «Hay cosas muy molestas, pero estoy bien, estoy viva y estoy con ganas. Espero que antes de Navidad pueda sacar la cabeza y que a partir de enero ya pueda volver a mi vida normal«, ha apuntado Julia. Si bien han sido muchos los cambios que ha experimentado con este problema de salud, lo cierto es que la enfermedad le ha dejado grandes enseñanzas, entre otras, a fijarse en los pequeños detalles.

«Todo es muy reciente, todo está muy tierno, pero me encuentro con ganas, con fuerza. También es cierto que un año como este te cambia por dentro: cosas que ni me había fijado, ahora son importantes para mí y cosas que me interesaban muchísimo hace un año ahora me interesan menos», finaliza Julia. Palabras con las que demuestra que su escala de prioridades ha cambiado por completo.

Instagram

La periodista fue una de las primeras en apoyar públicamente a su colega de profesión, Ana Rosa Quintana, quien también se enfrenta a un cáncer. La periodista anunció hace algunas semanas que tenía un carcinoma en su pecho, por el que se retiraba de la televisión para recuperarse y volver al cien por cien. «La montaña parece muy alta, querida. Lo es pero no mires a la cima: entrégate al pequeño camino de cada día. Hoy te parece imposible pero el tiempo es tu aliado. Pasará y volverá la vida», dijo.