Ha sido un año tremendamente movido en lo emocional para Gloria Camila Ortega, pero todavía tiene pendiente el estar cerca de su hermano José Fernando


«Mientras la lluvia haga bien su trabajo, siempre te empaparás de mí». Así daba la bienvenida Gloria Camila Ortega a un nuevo año que deja atrás otro que no podrá olvidar fácilmente. Ha sido el año que ha dicho adiós a Kiko Jiménez, el hombre que la hizo soñar hasta convertir su cuento de hadas en una pesadilla.

Ha conseguido la estabilidad y la tranquilidad en todos los planos de su vida, pero todavía hay algo que anhela. Su asignatura pendiente es poder disfrutar de su hermano, José Fernando Ortega, tenerle a su lado, algo que se le resiste. Y es que el joven continúa ingresado en el centro San Juan de Dios de Ciempozuelos (Madrid), donde se recupera de las adicciones tóxicas que sufre desde hace años.

¿Cuándo volverá José Fernando a casa?

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Hay abrazos que cuanto más fuerte aprietan, más llenan los pulmones. ♥️

Una publicación compartida de • GLORIA ORTEGA • (@gloriacamilaortega) el

La colombiana siempre ha mostrado una predilección especial por su fraterno. José Fernando es su ojito derecho y presume de él en redes sociales. Todas las publicaciones comparten el componente de nostalgia que le produce tenerle cerca y en unas condiciones que ni mucho menos son las que toda la familia desearía. Es la única nota discordante en la vida de una Gloria Ca que incluso parece haber encontrado de nuevo el amor.

Cada Navidad es un momento alegre para la familia ya que el hermano de Gloria Camila tiene permiso para salir del centro por un tiempo determinado. Sin embargo, no todo son buenas noticias ya que recientemente, José Ortega Cano ha dado la última hora sobre su hijo y no es para nada alentadora: todavía no hay fecha para su alta porque «esto va despacio», dijo en declaraciones a ‘Chance’ hace pocos días.