Contra todo pronóstico, el presentador no ha acudido al tanatorio a dar un último adiós a su compañera y amiga. Te contamos sus razones.


Este miércoles, el tanatorio de la M-30 de Madrid se ha llenado de numerosos rostros conocidos. Amigos y familiares de Mila Ximénez se han congregado tras conocer la noticia de su muerte para darle un último adiós. Paz Padilla, Raúl Prieto, Belén Rodríguez, Belén Esteban, María Teresa Campos y su hija Carmen Borrego, María Patiño, Lydia Lozano, Ana Rosa Quintana… Todos ellos se han acercado al velatorio para acompañar a su hija Alba Santana, a sus hermanos y a sus familiares en estos momentos tan difíciles. Sin embargo, la jornada ha estado marcada por una sonada ausencia: la de Jorge Javier Vázquez.

Las reflexiones de Jorge Javier tras la muerte de Mila

Lo cierto es que el presentador ni estaba ni se le esperaba en el último adiós a Mila. Tras mucho meditarlo, el de Badalona accedía a presentar el ‘Sálvame’ especial que ha emitido Telecinco en su memoria. «Al principio no quería venir a televisión y presentar el programa, pero ahora quiero hablar de ella», ha reconocido. Ha dicho ‘sí’ cuando la directiva de La Fábrica de la Tele lo ha llamado deprisa y corriendo para sacar adelante un programa que inicialmente no estaba previsto emitirse debido al partido entre España y Eslovaquia de Eurocopa. Sin embargo, por decisión propia no ha querido estar presente en el tanatorio.

Y es que Jorge Javier ya tuvo su particular despedida de Mila. Y no deseaba volver a repetirla. Él mismo ha confesado hace apenas unas horas cómo fue su último encuentro con su amiga. «Me despedí de Mila el partes pasado y jamás le podré agradecer más a su hija Alba que pudiera despedirme de ella, porque despedirme de ella ha sido importantísimo. No era consciente de lo mal que estaba», decía. «Fue una despedida tan poco alejada de los triste, de lo oscuro, de lo tenebroso y tan llena de luz que quiero compartirlo con vosotros. Sé que mucha gente que la sigue… me impresionó su lucidez. Ella tenía mucho de atormentada y me dejó tan tranquilo y tan sosegado verla como estaba que ha resultado sanador. Poder despedirme de ella es algo que jamás podré olvidar».

Prefiere «quedarse con todo lo bueno que hemos vivido con ella»

Este emocionado y personalísimo punto y final con Mila ha sido tan especial que Jorge Javier no ha querido empañarlo con las lágrimas y el dolor que suelen aflorar en los tanatorios. Así, ha tomado la determinación de quedarse con un recuerdo positivo de ella. Con las palabras de cariño que se intercambiaron poco antes de que nos dejara para siempre. Con las risas, con la complicidad, con el compañerismo.

«Me resisto a engancharme al qué putada que se ha ido. Prefiero agarrarme al ‘qué bien ha vivido’. Hay que quedarse con todo lo bueno que hemos vivido con ella», ha recordado Jorge Javier este miércoles. La frase resume bien el porqué de su sonada ausencia en el último adiós a Mila. Jorge Javier ya no quiere mirar atrás. Lo suyo es echar la vista al frente. Y ver el porvenir con optimismo. Como decía en su cuenta de Instagram minutos después de enterarse de su fallecimiento: «El viaje es infinito. Siempre juntos, Mila».