El cantante ha salido del hospital Ruber Internacional, donde se encontraba desde el pasado 12 de febrero tras sufrir una aparatosa caída.


Buenas noticias. Joaquín Sabina ha recibido este domingo 23 de febrero el alta hospitalaria. El cantante ya se encuentra en casa después de haber sido operado de un hematoma intracraneal causado por una caída durante su concierto en el WiZink Center de Madrid.

El pasado 12 de febrero, el cantante sufrió una aparatosa caída. El interprete de «19 Días y 500 Noches» se precipitó al vacío desde una altura de 1,70 metros. En un primer momento, se informó de que el artista presentaba un “traumatismo de hombro izquierdo, torácico y craneoencefálico”. También de un “pequeño coágulo” que le llevó a ser intervenido de urgencia a la mañana siguiente. Sabina ha salido del hospital Ruber Internacional, donde se encontraba en planta desde el 18 de febrero, después de pasar seis días en la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI).

En un primer momento, solo parecía un accidente y de hecho, momentos antes de ser trasladado al hospital, el cantautor regresó al escenario en silla de ruedas para anunciar su suspensión: «Con todo el dolor de mi corazón me voy a ir al hospital porque me encuentro muy dolorido, no se imaginan cuánto lo siento«. Por si fuera poco, este era un día muy especial para Sabina, ya que además celebraba su 71 cumpleaños, que terminó de la peor manera posible.