Las primeras imágenes de Camilo Blanes fuera del hospital han llevado a Joaquín Prat a confesarse sobre su situación familiar. Tras ver al hijo de Camilo Sesto mostrando su fragilidad y un aspecto físico muy desmejorado, el presentador ha reflexionado sobre las muchas personas que sufren un problema similar y que «no se dejan ayudar». Una situación por la que han atravesado sus íntimos, pues su hermano Federico padece, según la versión de su entorno, una adicción que le ha alejado de su familia. Por primera vez ha roto su silencio y ha reconocido el problema que supone que un ser querido tenga adicciones que no desee abandonar.

Joaquín Prat
Redes sociales

“Hay gente que no se deja ayudar, ni siquiera el cariño de la familia, los hijos o la pareja le sacan del infierno en el que está metido, esto es así. Podemos hablar de la realidad de Camilo o de la realidad de muchas familias, la mía propia… Ojalá encuentre la manera de salir adelante sin tener que pasar por esos ingresos», ha dicho Joaquín Prat este miércoles en ‘Ya es mediodía’. De este modo, deja claro que tiene los mejores deseos para Camilo, quien espera que vaya por el camino correcto sin necesidad de pasar por las últimas hospitalizaciones que le han mantenido alejado de su vida durante meses.

Ni para Joaquín Prat ni tampoco para su familia más cercana ha sido fácil hacer frente a un problema de este calibre. De hecho, la madre de Joaquín se confesó este verano con SEMANA, en una charla en la que no obtuvo ninguna prestación económica y que sirvió para imaginar el infierno que suponía algo así. «Mi hijo Fede es un adicto. Estamos desesperados (…) Hemos intentado ayudarle. Le pago el alquiler mensual, pero me llama pidiendo más dinero», confesó a esta revista. Aunque han querido gestionarlo en casa, una vez ha visto la luz se han explicado, siendo Joaquín Prat el último en hacerlo. El comunicador se encontraba de vacaciones cuando la enfermedad de su hermano se conoció y ha sido ahora con total naturalidad cuando ha querido hablar sobre ello.

Joaquin-Prat-ya-es-mediodía
Foto: Mediaset

Hermanas de Joaquín Prat sí que dieron algunos detalles de cuándo comenzó todo y cuánta ayuda habían recibido por su parte, un guante que Federico había obviado. «Hace más de 12 años que mi madre y nosotros, como hermanos, hemos intentado ayudarle. Acompañándole en numerosos tratamientos de rehabilitación. Centros de toda índole y también en casa. Finalmente, y tras un duro camino, especialmente para mi madre, el propio Fede escogió vivir en el sur y continuar con su adicción», explicaron.