‘La casa de papel’ ha sido una de las series más vistas durante los últimos años. Tuvo un éxito abrumador tanto en España como fuera de nuestras fronteras, lo que hizo que sus protagonistas se convirtieran en personajes famosos con millones de seguidores a sus espaldas. Un éxito que no es fácil de gestionar si no se tienen todas las herramientas necesarias para ello. Esto es precisamente lo que le ocurrió a Jaime Lorente, a quien la situación le pudo y necesitó de ayuda psicológica. El actor se ha sincerado en ‘Salvados‘, en un especial dedicado a la salud mental de los jóvenes españoles de la llamada ‘Generación de cristal’. El actor ha hablado sobre sus problemas de salud mental después de convertirse en uno de los actores más aclamados de nuestro país por su participación en la serie de Netflix.

Jaime Lorente quiere ayudar a normalizar los problemas de salud mental

«Me siento tan orgulloso del trabajo que he hecho conmigo mismo, de normalizar el tema, de lo importante que es, que me parece normal estar aquí. No es de ser ningún héroe. Es casi bonito porque te prestas atención», ha comenzado explicando el popular actor, que ha explicado de cómo le afectó su papel como Denver en la exitosa serie. «Mi relación con el trabajo siempre ha sido la vocación y el amor. Estaba feliz haciendo teatro y ganando justo para unas cervezas, pero de repente llego a Madrid, con 25 años, y mi segundo proyecto es la serie de Netflix, que revienta y soy una persona triste. Ahora que había conseguido lo que siempre pensé que quería me fui al pozo«, ha comenzado explicando.

Jaime Lorente
‘Salvados’

«Me pedían fotos pero nadie me preguntaba cómo estaba. Yo no soy ‘La casa de papel’ no soy un personaje público tampoco, he hecho un personaje público», ha continuado diciendo. Jaime Lorente asegura que lo que tenía que convertirse en su sueño, se terminó volviéndose en su contra y se convirtió en una auténtica pesadilla, que le llevó a padecer el  síndrome del impostor, un caso extremo de falta de autoestima. «Eran días de querer dejarme todo, pensaba que había luchado por un sueño que no era mío. Creía que no tenía derecho a conseguir lo que había conseguido. Tenía un estrés y una ansiedad brutal. (…) El miedo a no sentirme querido, a fallar, ya lo tenía. ‘No soy lo suficiente’ es la frase que más me he repetido en mi vida», ha confesado.

El popular actor habla de la importancia de pedir ayuda con los profesionales

Jaime Lorente ha hablado de la importancia de dar un paso adelante y concertar una cita con un experto y profesional de la salud mental: «Estaba haciendo algo por curarme. Es uno de los mayores gestos de amor propio que he tenido en mi vida. Ahora sigo teniendo ansiedad e inseguridad pero la llevo mucho mejor«, se ha sincerado. «La primera vez que llamé, ya empecé a sentirme bien. Ya funcionó. Me habilitó un lugar de tranquilidad de pensar que había una solución, no en ese momento pero si que tenía la posibilidad de encontrarla. Eso me hizo descansar un montón. (…) Pensaba que la gente me iba a juzgar y luego pensaba, bueno pero tú también y no pasa nada”, ha recordado sobre sus primeras veces en el psicólogo.

Amaia Romero también se ha sincerado sobre este tema

El actor compartió programa con Amaia Romero, ganadora de Operación Triunfo 2017. La navarra también ha revelado que pidió ayuda profesional y comenzó a acudir a una terapeuta: «Han sido años de locura pero ahora me siento más segura, con más confianza y me parece importante visibilizar eso». Habla del momento en el que se marchó a vivir a Barcelona y el mundo de la música no era tal y como ella se había imaginado: «Había querido siempre dedicarme a la música pero descubrí que no era lo que había imaginado. No me apetecía hacer nada, y nunca había sido así. No me fue complicado ir al psicólogo. La primera llamada fue esperanzadora», cuenta.

Amaia Romero
‘Salvados’

Por si fuera poco, el hecho de ganar ‘Operación Triunfo 2017’ la puso en el foco mediático en cuestión de días. No pudo gestionar la fama. «Yo solo tenía 19 años y cuando terminó, estuve un año sin ser consciente de lo que me había pasado y me estaba pasando. Me dejaba llevar. Sentía que la gente creía que me conocía y esperaba algo de mí que ni yo misma sabía. No me sentía comprendida», ha continuado diciendo. Sin lugar a dudas, estos relatos de Jaime Lorente y Amaia Romero son tan importantes para dar normalidad al hecho de tener que acudir a un terapeuta y dar visibilidad a los problemas mentales.