«Hasta ayer ha estado bailando como bailaba él, por bulerías», ha afirmado Jacobo Ostos sobre la muerte de su padre Jaime Ostos.


La noticia de la muerte del torero Jaime Ostos ha pillado a todos por sorpresa, también a sus seres más cercanos. Su hijo Jacobo ha reconocido que el diestro, de 90 años, se encontraba bien por lo que no dudó en realizar un último viaje a Colombia junto a su mujer, María Ángeles Grajal. El fallecimiento se ha producido en Bogotá a consecuencia de un infarto. El joven ha intervenido en directo en el programa ‘Viva la vida’ donde se ha mostrado totalmente desolado por la pérdida. 

Gtres

«Hasta hace cinco minutos no había derramado ni una lágrimas porque no me lo creía», ha señalado con la voz entrecortada. Ha explicado que se había enterado de la triste noticia solo dos horas atrás y que estaba empezando a recibir las condolencias de muchos amigos lo que le había hecho reaccionar a la realidad. «Piensas que no vas a volverle a ver, entonces te das cuenta de que no podrás abrazarle más», ha contado.

Jacobo Ostos ha reconocido que su progenitor se encontraba bien y con fuerzas para realizar este último viaje a Colombia donde recibió el año nuevo rodeado de un círculo íntimo de amistades. «Mi padre ha estado feliz con su gente, con sus amigos y con mi madre. Hasta ayer ha estado bailando como bailaba él, por bulerías». Ha contado que sus padres han estado entre Cartagena y Bogotá y este mismo sábado tenían previsto coger un avión de regreso a España.

«Es ley de vida»

«Son casi 91 años. Es ley de vida, supongo», ha afirmado con cierta resignación y mucha emoción. También ha subrayado que la muerte ha sido «sin dolor», como a él le hubiese gustado, «rodeado de su gente». Lo único que le ha afectado a Jacobo es que no han estado sus hijos a su lado. «Es lo único que me duele». Asimismo se ha roto cuando ha recordado que había barajado la posibilidad de viajar a Colombia con sus progenitores, un plan que descartó porque tenía que cumplir con distintos compromisos profesionales. «Me voy a arrepentir toda mi vida», ha confesado entre lágrimas.

Gtres

Los restos mortales del torero serán incinerados en Colombia tal y como ha confirmado la familia. Será su mujer quien regrese con ellos a nuestro país. Jaime Ostos estuvo casado en dos ocasiones. Con su segunda mujer, la doctora María Ángeles Grajal, se dio el «sí, quiero» en 2014 en la localidad madrileña de Villaviciosa de Odón. Será recordado como una de las grandes figuras del mundo taurino en el que debutó en el año 1952. Incluso en una ocasión temió por su vida, concretamente cuando toreó en la plaza de toros de Tarazona en 1963. Vivió su época dorado entre los años 1960 y 70 y se retiró en 1974.