La finca de Cantora, motivo y escenario de conflictos familiares, por fin, ya se ha vendido. Isabel Pantoja y Kiko Rivera habrían llegado a un acuerdo para deshacerse de la propiedad de la discordia ubicada en la localidad gaditana de Medina Sidonia. No sería el único movimiento que habría hecho la tonadillera, también ha dado salida a su ático de Fuengirola, Málaga.

Gtres
Gtres

Isabel Pantoja escribe un nuevo capítulo de su vida durante una etapa especialmente complicada y da un paso importante cerrando las puertas del que se ha convertido en su mejor refugio durante los últimos años. Según ha confirmado el programa ‘Viva la vida’, la tonadillera y su hijo han alcanzado un acuerdo económico para vender Cantora, motivo principal de la mayor guerra familiar que se recuerda en el seno del clan. Según lo que ha trascendido, la venta no está cerrada. Se efectuará en los próximos días cuando se firme un contrato de arras. 

Isabel Pantoja y Kiko Rivera se despiden de Cantora

La finca de Cantora ha albergado importantes acontecimientos para la familia, pera también ha sido motivo de grandes desencuentros. El más destacado fue el que protagonizó el DJ por la deuda que había sobre el inmueble en el programa ‘Cantora, la herencia envenenada’. «La persona que compra Cantora cuenta que es Kiko Rivera quien no para de poner impedimentos para llevar a cabo la firma de la compra. El comprador ha tenido que ingeniárselas para que Kiko vendiera su parte», ha afirmado José Antonio Avilés al respecto. Según su versión el DJ habría solicitado una cantidad mayor a la que pedía su progenitora por la venta.

Fotomontaje: SEMANA
Fotomontaje: SEMANA

El otro inmueble del que se despoja Isabel Pantoja es su ático de Fuengirola. Una espaciosa vivienda de alrededor de 250 metros cuadrados donde la artista ha veraneado durante una etapa de su vida y que estaba valorada en 650.000 euros. Por el momento, ninguno de los protagonistas principales se ha pronunciado sobre el asunto. Isabel Pantoja pasa página y comienza un destacado capítulo en su vida. Habrá que esperar para saber cuál es su próximo movimiento.

Durante estos últimos meses mucho se ha especulado sobre los planes de la tonadillera de empezar de nuevo, incluso lejos de nuestras fronteras. Todo apunta a que podría mudarse a la casa que tiene en el Rocío. Una vivienda situada en Almonte, Huelva, que adquirió a comienzos del año 2000. Se trata de una amplia propiedad que consta de 400 metros cuadros y está dividida en diez dormitorios. También posee enormes salones, un porche equipado con terraza y una magnífica zona exterior para relajarse al aire libre. Los últimos años, marcados por la pandemia del coronavirus, la casa ha permanecido cerrada.