Este sábado se cumple un año de ‘Cantora: La Herencia envenenada’, programa que dinamitó todo por los aires entre Isabel Pantoja y su hijo, Kiko Rivera.


Kiko Rivera no consigue ver a su madre. Isabel Pantoja prometió a su hijo que se sentaría a charlar con él tras la muerte de doña Ana, sin embargo, este encuentro no se ha producido. La artista es incapaz de pasar página y, aunque se ha esforzado por hacer tripas corazón, la situación le desborda. No está siendo para ella nada fácil. «Es muy orgullosa y rencorosa y todo lo que Kiko ha dicho de ella no lo va a olvidar jamás», dicen fuentes de su entorno a SEMANA. Mucho menos aún si retrocede a justo hace un año y es que el 13 de noviembre de 2020 comenzó ‘Cantora: La Herencia envenenada’, el programa que hizo saltar todo por los aires. Convertido en uno de los formatos más vistos de la cadena, mantuvo pegada a la audiencia durante horas debido al impacto que suponían la ruptura de Isabel y su hijo.

Las acusaciones que entonces se vertieron sobre ella fueron especialmente duras, tanto que a día de hoy Isabel no se siente preparada para reunirse con Kiko. «No tiene fuerzas de dar explicaciones ni de aguantar reproches. Los últimos meses han sido muy complicados para ella y quiere mirar hacia el futuro. Todo esto le está haciendo mucho daño», asegura la misma fuente. Por ello, le ha cerrado las puertas de Cantora a cal y canto y no tiene en mente volver a verse pronto con él. Una decisión que no ha extrañado ni un ápice a Kiko, prueba de ello, que hace solo unos días dejara caer que el cara cara se produciría en uno o dos años. Kiko no confía en que vuelvan a verse para tener una sosegada conversación y así se lo transmite a su entorno. Este asunto le genera grandes quebraderos de cabeza y sobre ello hablará este fin de semana en ‘Sábado Deluxe‘, aunque él en su día jurara y perjurara que jamás volvería al programa.

Kiko Rivera madre
© Telecinco.

A quien tampoco ha resultado raro que Isabel se quiera reunir con su hijo es a los amigos de Isabel Pantoja. «Los que la conocemos nos parecía imposible que fuera a recibir a su hijo con los brazos abiertos. No se sentará con él como si nada», comentan. Fue hace 365 días cuando Kiko ante millones de espectadores denunció un falso robo en Cantora: «Las cosas de Paquirri siguen en su habitación (…) Cuando vi aquello se lo comuniqué a mis hermanos». Esta afirmación enfadó sobremanera a Isabel, siendo poco después cuando Francisco Rivera y Cayetano le reclamaron los enseres de su padre. La guerra solo acababa de empezar, aunque Pantoja jamás imaginó el giro que meses más tarde volvería a dar esta historia.

Kiko Rivera atacó a su madre e insistió entonces en la nula posibilidad de reconciliación. Solo un año más tarde desea acercar posturas con su madre y perdonarle todo el dinero que en su día les enfrentó, eso sí, con el resto de familiares de momento no ha dado este paso. No solo rompió cualquier contacto con Anabel Pantoja antes de su boda, sino que acaba de bloquear a su hermana, Chabelita, con quien no quiere tener ninguna relación. Quizás molesto con sus últimas declaraciones en ‘El programa de Ana Rosa’ haya tomado esta drástica decisión, pero ¿dará de nuevo un paso atrás? Solo el tiempo lo dirá.