El hijo de Isabel Pantoja reveló en ‘Sábado Deluxe’ que atraviesa una etapa difícil: «Estoy en un momento de mi vida muy jodido».


Las sinceras palabras de Kiko Rivera en ‘Sábado Deluxe’ confesando que atraviesa una de las etapas más complicadas de su vida ha generado una oleada de reacciones. Irene Rosales ha valorado su entrevista donde en un principio debía aclarar unas supuestas deslealtades que habían salido a la luz pública recientemente. Finalmente, el DJ se abrió en canal y confesó estar hundido. 

irene rosales kiko rivera
© Redes sociales.

«Le veo mal», reconocía la colaboradora en ‘Viva la vida’. Eso sí, recalcaba que para ella también fue una auténtica sorpresa verle tan tocado en televisión: «Nunca le había visto así de hundido o no le quise ver así». No esperaba que contase todo lo que finalmente contó porque es una persona que en ámbitos más íntimos no se abre de esa manera. Irene ha valorado la posibilidad de que necesite la ayuda de profesionales: «Kiko siempre ha tenido mucho miedo de ir a un especialista».

Asimismo, ha querido manifestarse sobre la llamada de Isabel Pantoja, quien rota en lágrimas, se mostró totalmente abatida por todo lo que estaba escuchando. «Cuando vi la llamada, vi una madre que quiere proteger así. La entiendo». Irene sabe que Kiko está mal, pero piensa esperanzada en el futuro: «De todo lo malo hay que aprender. El día de mañana cuando esté recuperado, sacaremos el lado bueno».

Telecinco

Recordaba que él siempre había estado rodeado de personas que se acercaban por interés: «Le he quitado mucha gente de en medio que estaba por conveniencia. Eso es muy duro. Que no te hayan querido por lo que eres sino por el nombre que tienes».

Cuando terminó la entrevista y llegó al hotel, Kiko le reconoció a su mujer que se sentía completamente «liberado». «A él no le gustan los platós porque siempre le han dado mucha caña. Tras la entrevista nos quedamos los dos emocionados, la verdad es que estuvimos muy bien. Él hoy se ha levantado con el chip más cambiado, pero sigue estando triste».

Explicó que su marido lo que menos quiere es darle otro disgusto a su madre, por ello, quizás, le ocultó su verdadero estado de ánimo. Irene ha matizado que Kiko es un pilar fundamental en su vida, una persona que le ofrece diariamente mucha tranquilidad, también grandes dosis de cariño. «Me da la alegría que no tengo y me cuesta sacar. Nos queremos con locura. Hemos formado una familia que para mí es perfecta».

«Apuesto por él al 100%»

Kiko también se pronunció sobre unas supuestas deslealtades que han salido a la palestra esta última semana. El hijo de la tonadillera reconoció que flirteó con una camarera de su discoteca de Sevilla. «No sé quién escribió primero a quién, no lo recuerdo, yo esa noche de la chaqueta me olí algo y no había nada, estaba desvelada, me intuía algo, no le di importancia porque estaba centrada en otras cosas», ha contado Irene.

Instagram

«Es algo que está pasado y yo ya lo he olvidado pero el sentimiento de culpabilidad no se le ha quitado, creo que está liberado, pero todavía no está cómodo, estamos muy bien porque somos un equipo. No volvería a perdonar una cosa así, yo lo hice en un momento porque me cogió en un momento débil y porque vi mucho en él, pero yo ahora estoy muy fuerte porque yo ya he perdido a mi pilar fundamental». Zanjaba el tema con la siguiente afirmación: «Apuesto por él al 100%».