"Ahora estoy aguantando muchas tonterías y muchas especulaciones estúpidas, pero bueno, me da igual. Estoy bien", ha asegurado.


La decisión de Irene Rosales de dejar la televisión ha generado un sinfín de reacciones. Muchos han sido los que han opinado al respecto dando diversas teorías, entre ellas, una posible crisis matrimonial con Kiko Rivera. La sevillana ha hablado alto y claro sobre todos estos rumores.

Irene Rosales
Redes sociales

Tan solo una semana después de que anunciara que dejaba su puesto de colaboradora en ‘Viva la vida’ ha negado en su programa que se vaya a separar. «Kiko y yo estamos muy bien y no nos vamos a separar, ni nada de eso». También desmentía que fuera a entrar en un reality de Mediaset, tal y como se ha dicho. «Se está diciendo que voy a entrar en ‘GH VIP’ y ni de coña. No, no, no…».

La sevillana se ha mostrado agotada de escuchar teorías que no son ciertas: «Ahora estoy aguantando muchas tonterías y muchas especulaciones estúpidas, pero bueno, me da igual. Estoy bien».  Hace tan solo unos días que comunicaba la decisión de hacer un parón en su trayectoria televisiva, lo hacía sin poder contener las lágrimas. «Necesito buscar mi apoyo en mí misma, necesito tiempo y pensar muchas cosas. Necesito ahora mismo estar conmigo misma. Estoy segura de la decisión, es algo que tenía en mente desde hace mucho. Sé que es lo mejor para mí», aseguró entonces.

retoque
© Redes sociales.

La mujer de Kiko Rivera tomaba esta determinación tras meses de guerra mediática en el clan Pantoja. También después de un tiempo especialmente duro para ella ya que en 2020 perdió tanto a su madre como a su padre. Añadía que deseaba comenzar un nuevo camino para estar al cien por cien con sus hijas, su marido y el resto de su familia.

Necesita descansar

«No estoy bien, me ha venido el bajón ahora», se sinceró con Emma García. También hacía referencia a la época tan complicada que estaba atravesando: «He pasado por muchas situaciones donde no he parado. Me he llevado un año de hospitales con mis padres con un resultado horrible y luego pasó el conflicto con Kiko. Todo es una pesadez, venir a trabajar se me hace un mundo, estar con las niñas es agobiante. Analizo lo que estoy viviendo y decido que tengo que frenar porque si quiero estar bien con todos, tengo que estar bien conmigo misma». 

Asimismo, explicó que no le gustaba escuchar que ciertas personas la responsabilizaban de la guerra entre Kiko Rivera e Isabel Pantoja: «Me afecta que digan que he sido la causante del conflicto, ya sí me importa. Sé lo que estoy viviendo y eso no lo ve nadie, me está afectando y no quiero. No me compensa, no quiero estar dando explicaciones de algo que no es mío».