La mujer de Kiko Rivera ha confesado que desea vivir las señaladas fechas junto a su familia y no tiene intención de ir a Cantora.


Ya es Navidad en la casa de Irene Rosales y Kiko Rivera. La nuera de Isabel Pantoja nos ha hecho partícipes de la decoración que reina en su hogar situado en la localidad sevillana de Castilleja de la Cuesta. Eso sí, ha bromeado con que el árbol está colocado desde hace dos semanas seguro que cumpliendo con la impaciencia de sus dos hijas, Ana y Carlota. Entre los detalles que no podían faltar, un gran abeto al lado del sofá y los tradicionales calcetines colgados dispuestos a recoger muchos regalos. ¡Pasen y vean!

Instagram

La sevillana ya se ha contagiado del espíritu de la Navidad y gracias a las redes sociales hemos realizado este indiscreta visita a su casa. Ha colocado un gran árbol donde destacan las bolas rojas, también una estrella dorada en la punta. A sus pies tres adorables muñecos, entre ellos, un reno. Además, ha colocado los tradicionales calcetines en el que se depositan los regalos. En total tres, uno por cada niño de la casa. Las dos hijas que tiene en común con su marido y el primogénito de Kiko Rivera fruto de su relación con Jessica Bueno.

Instagram

Un punto clave de la decoración si sitúa en la chimenea donde descansa otro arbolito, una bola de nieve y un mensaje en el que se puede leer ‘Feliz Navidad’. Irene Rosales ha confesado durante su última entrevista en televisión que desea vivir estas señaladas fechas junto a sus hermanos. Eso si la pandemia lo permite y no existen restricciones como el año pasado. «No se espera a nadie más», afirmaba durante su regreso al programa ‘Viva la vida’ en clara alusión a Isabel Pantoja.

Navidades lejos de Cantora

La mujer de Kiko Rivera ha dejado claro que no tiene ninguna intención de ir a Cantora durante las festividades y que la relación del DJ con Isabel Pantoja se ha enfriado tras la reconciliación. «Yo le dije que fuera poco a poco», confesó durante su última entrevista. Sin embargo, él insistió a su madre en tener una conversación, algo que la tonadillera no parece querer. «Sintió que ella en ese momento no quería. Kiko no ha querido insistir más. Es respetable que ella no desee hablar ahora mismo. Él le dijo de hablar para solucionar los problemas económicos que tiene su madre. Hubo un no por respuesta y él lo tiene que entender».

Irene Rosales
Telecinco

Por el momento, Irene Rosales mantiene una inexistente relación con su suegra. Una situación que no tiene pensado resolver a corto plazo. «Ahora mismo no va a llegar una conversación. Yo no tengo nada que hablar con ella. Si ella tiene algo que hablar con mis hijas tiene vía libre». Uno de los últimos contactos que tuvo con su suegra se produjo tras la muerte de doña Ana. Entonces la sevillana mandó un mensaje a la tonadillera para darle el pésame.