El marido de la Infanta Cristina podrá celebrar las fiestas fuera de prisión. Tal y como ha podido saber SEMANA, obtendrá el tercer grado penitenciario próximamente.


Iñaki Urdangarin está de enhorabuena. Este jueves 28 de noviembre, el marido de la Infanta Cristina cumple una cuarta parte de su condena. Lleva meses tachando los días del calendario porque a partir de este momento se abren nuevas posibilidades relativas a su estancia en prisión. No solo podrá empezar a disfrutar de su primeros permisos, sino que, tal y como ha podido saber SEMANA por fuentes muy próximas al exdeportista, a Iñaki le concederán el tercer grado penitenciario de manera inminente. Esto le podría llevar a pasar las fiestas fuera de prisión.

El que fuera duque de Palma ya planea las fiestas en familia. Las fuentes consultadas por esta revista insisten en que ya está en marcha la maquinaria burocrática que permita a Iñaki pasar el día fuera de prisión y que este solo tenga que acudir a la cárcel de Brieva para pernoctar en ella. Eso sí, es necesario que cumpla algunos requisitos como tener un domicilio español en el que poder estar localizado y contar con un contrato de trabajo.

Un dato más: las expectativas sobre el futuro de Urdangarin en prisión son tan halagüeñas que estas mismas fuentes insisten en que además al exdeportista se le podría aplicar un permiso especial para que en fechas concretas pudiese incluso dormir fuera de prisión.

A conseguir tan ansiadas condiciones ha contribuido notablemente el voluntariado que actualmente realiza Iñaki Urdangarin en el centro de discapacitados Hogar Don Orione situado en Pozuelo de Alarcón, en Madrid. Desde septiembre, el cuñado de Felipe VI acude dos días en semana para ayudar activamente en el día a día de este centro y la valoración de los responsables ha sido muy positiva.

Destacan que se ha integrado muy bien con todo el personal y que su implicación es máxima. Todo ello unido a un comportamiento ejemplar como preso dentro de los muros de Brieva y el hecho de que no existe riesgo de delito de quebrantamiento de condena ha propiciado que la Junta de Tratamiento encargada de decidir si era merecedor o no de este tercer grado se haya decantado por el sí. Urdangarin cumple todos los requisitos y, como cualquier otro preso en su situación, puede disfrutar de la última parte de su condena con un régimen más flexible y de semilibertad.

Hay que recordar que el marido de Doña Cristina fue condenado por la Audiencia Provicial de Palma a 5 años y 10 meses de prisión por los delitos de prevaricación, malversación, fraude, tráfico de influencias y dos delitos fiscales. Durante de 17 meses ha sido el único recluso masculino de Brieva en máximo aislamiento.