Carla Barber, pareja actual de Diego Matamoros, tiene una de sus clínicas de estética en un palacete situado en el corazón de la capital.


A Carla Barber no solo le sonríe el amor, sino también los negocios. En sus redes sociales se puede ver cómo grita a los cuatro vientos su amor por Diego Matamoros, con quien en muy poco tiempo ha logrado forjar una relación muy intensa. En su Instagram, precisamente ella también muestra su quehacer diario, pues la canaria es doctora especializada en medicina estética y son muchas los pacientes que pasan por sus manos para someterse a algunos retoques. Aunque posee tres clínicas, una en su tierra, Las Palmas, otra en Valencia y, por último, una en Madrid, llama por encima de todas la atención esta última. Está ubicada en el elitista barrio de El Viso y es nada más y nada menos que un palacete de 576 metros cuadrados construidos y 911 de parcela. Situada en un punto excelente del mapa, su precio de alquiler mensual es bastante alto y, por supuesto, no está al alcance de todos los bolsillos.

Fuentes expertas en el sector inmobiliario aseguran a SEMANA que su arrendamiento puede suponer a Carla perfectamente más de 8.000 euros cada mes, lo que refleja que la pareja de Diego Matamoros posee unos ingresos muy suculentos gracias a su trabajo. Allí, aguja en mano, Carla Barber pasa la mayor parte del día y, de hecho, cuando finaliza su jornada laboral también aprovecha la zona ajardinada para estar con sus amigos o incluso con el hijo de Kiko Matamoros y es que el enclave es de ensueño.

Este palacete de cuatro plantas con parking privado fue construido en 1968  y a lo largo de los años ha sufrido grandes modificaciones. La última de ellas se produjo hace aproximadamente tres años y tras ella el resultado fue el de una fachada elegante, noble y distinguida. Todo ello en un jardín que tiene más de 50 años de vida y en el que cuenta con árboles como castaños o cipreses con más de 20 metros de altura y en cuyo lugar se respira aire fresco. Una reforma que, por cierto, casi alcanzó el millón de euros, y que consiguió crear un espacio en el que conectaban todas las estancias de un modo muy fluido.

carla-barber

A pesar de que ha llegado a estar disponible en algún conocido portal, ya no hay ni rastro de esta increíble residencia en la Red. Desde hace algunos meses Carla decidió apostar por esta zona para mudarse de su anterior clínica, adelantando incluso a su exmarido, Camilo Esquivel, como médico de los famosos. A los dos sus respectivas empresas les marchan de maravilla, pero Carla desde hace algún tiempo ha logrado repuntar.

Si bien ahora el alquiler de este palacete podría alcanzar la cantidad anteriormente mencionada, más de 8.000 euros, en el pasado su precio ha podido ser casi el doble. No obstante, sobre ello Carla en sus redes sociales, aunque es muy activa, jamás ha revelado detalles de este calibre. En ellas, cuenta con más de 500.000 seguidores, entre los que destacan María Pombo, su cuñada, Laura Matamoros, Georgina Rodríguez o grandes amigas de la canaria como Pilar Rubio o Mila Ximénez.

Es la artífice de algunos cambios de famosas, también de los suyos propios. Desde este palacete Carla Barber se realiza a sí misma parte de sus retoques estéticos, los cuales ella no esconde y, además, estos tienen tanto adeptos como detractores. Ejemplo de ello, los hilos tensores que transformaron su mirada en mucho más felina hace tan solo unos días y del que poco después te ofrecimos las imágenes en este medio.

Carla Barber y su historia con Diego

A pesar de que la modelo ya era un rostro conocido y había concursado incluso en ‘Supervivientes‘, su historia de amor con Diego la ha convertido en el foco de atención. Ella y Diego han pasado página y han olvidado sus relaciones pasadas, tanto es así que él incluso ha iniciado los trámites de divorcio con su expareja, Estela Grande. Parecía que tras varias idas y venidas estaban más cerca de reconciliarse, pero nada más lejos de la realidad. Después de su primer año de matrimonio la felicidad de Estela y Diego está lejos del otro y así lo demuestra que, aunque Carla y él tan solo hayan cumplido un mes de amor, estén más felices que nunca. Prueba de ello que conozcan a parte de su familia, tal y como se ha visto en más de una storie de Instagram.

Carla ya presume de que su madre, Rosa Barber, ya conoce a su nuero, Diego Matamoros, hecho que no ha extrañado a los followers de ambos. Cuando ambos coinciden en la capital y no se ven obligados a viajar por cuestiones de trabajo, tratan de pasar el máximo tiempo juntos, ya sea en pareja, con amigos o incluso con algunos de sus familiares más allegados como sucedió en este caso.