iker casillas
Iker Casillas, por los suelos. Literalmente.

Íker Casillas acabó literalmente por los suelos cuando al llegar a casa fue atacado por sus hijos: Martín, de tres años y medio, y Lucas, de uno.

Y es que lo niños estaban tan contentos de ver de nuevo a su padre que no dudaron en tirarse a sus brazos cuando este llegó a casa después de varios días ausente. Y eso que había sido por cuestiones de trabajo, ya que estaba en México con su equipo, el Oporto. El club luso de Sérgio Conceição se enfrentó al Cruz Azul y al Chivas de Guadalajara. 

Pero los niños no entienden de trabajo, ellos solo sabían que llevaba mucho tiempo sin ver a papá y que por fin volvía a casa para jugar con ellos.

La escena le hizo tanta gracia a Sara Carbonero que inmortalizó el momento y lo subió a su Instagram… pasión de madre.