En SEMANA, fotografías exclusivas en las que se ve a Iker Casillas mientras se abraza y se confiesa con un gran amigo tras el ingreso de Sara Carbonero.


Sara Carbonero se encuentra ingresada en la Clínica Universidad de Navarra, tal y como ha revelado en exclusiva SEMANA. A su lado están su madre, su hermana y su marido, quienes se turnan para apoyarla y hacerle más llevadera su hospitalización. Su entorno permanece preocupado y así se demuestra en las fotografías que puedes ver a partir de este miércoles en nuestra revista. No obstante, no son las únicas imágenes exclusivas que poseemos. Ahora te mostramos el significativo abrazo que Iker Casillas se ha dado con un gran amigo, un gesto de cariño que a él le reconforta dada la situación a la que se enfrenta.

Iker Casillas
Studio24/Lagencia Grosby

“Iker está hecho polvo”, nos aseguran personas cercanas al guardameta. “Lo está pasando muy mal”, añaden. Y es que el de Móstoles está muy preocupado por la intervención a la que se ha sometido su mujer. De hecho, SEMANA ha sido testigo de que Casilllas no se ha separado de Sara Carbonero, salvo para atender las necesidades de sus hijos, pero también ha sido testigo de su enorme preocupación y de lo mal que lo está pasando.

En los últimos días SEMANA ha podido captar a Iker entrando en la clínica muy cabizbajo y centrado en sus pensamientos, siendo pocos los respiros que se ha tomado en estos momentos, como es el caso de las imágenes que les mostramos en esta información. Corresponden a este martes. En ellas se puede percibir la inquietud y preocupación de Casillas por su mujer. Además de en la familia de ella, Iker se está apoyando en los suyos, en sus amigos. Así, ayer recibió la visita de un amigo, con quien se fundió en un significativo y sentido abrazo, uno de esos cuyo único fin es transmitir fuerza y ánimo. De hecho, es sólo Iker quien recibe el abrazo, pues él no le abraza, deja los brazos abajo. En estas imágenes que te ofrecemos en exclusiva se hace evidente que no está siendo una etapa fácil para el matrimonio y que los problemas de uno se traducen en una gran preocupación para el otro.

Si bien hace unos días Sara Carbonero cumplió 37 años, lo que menos imaginaban sus seguidores es que volvería a ser hospitalizada poco después. Volcada en su nuevo trabajo en Radio Marca donde tiene una sección propia, la periodista ha retomado una profesión que a ella la tiene completamente conquistada, por lo que, a buen seguro, está deseosa de recuperar su rutina y volver a las ondas. Sara ha preferido centrarse en sí misma y ha frenado su actividad en redes, al igual que Iker, evidenciando que ahora están centrados en la salud. Actualmente solo les preocupa estar bien y, por ello, han dejado pasar todos los rumores que les distanciaban a nivel sentimental.

Iker Casillas
Studio24/Lagencia Grosby

Sara quiere que «siga el baile» y por ello ha acudido a una de las clínicas más prestigiosas de nuestro país. Es la más puntera en España y da mucha confianza debido a que entre sus especialidades destaca el trabajo en Oncología y Radiodiagnóstico, entre otras. Hasta ahora ambos habían revelado que sus respectivas recuperaciones iban por buen camino, resultados por lo que daban buenas noticias.

Fue en el año 2019 cuando comenzó la batalla de Sara Carbonero contra el cáncer. La comunicadora fue intervenida de un tumor maligno en el ovario. Entonces, explicó que se enfrentaba a una enfermedad que había sido cogida a tiempo por los médicos y siempre ha mostrado muy positiva, lanzando así un mensaje de ánimo a cualquiera que estuviera enfrentándose a un proceso similar.