GTRES
¡exclusiva!

Los hijos mayores de Jaime Ostos declaran la guerra a María Ángeles Grajal

La viuda de Jaime Ostos, María Ángeles Grajal, quiere llevarse a Madrid las cenizas del diestro, que se encuentran en Écija, su pueblo natal.

El pasado 9 de enero, María Ángeles Grajal organizó una misa con motivo del primer aniversario de la muerte de su marido, Jaime Ostos. Ella fue la primera en llegar a la
Iglesia de la Victoria de Écija, ciudad natal del torero, en compañía de su hijo, Jacobo
Ostos. “Estoy fatal. Estos días tan señalados, las primeras Navidades sola sin él han sido muy duras. Este año ha sido muy duro y difícil de llevar pero hay que acostumbrarse”, declaraba la viuda.

GTRES

A la salida, María Ángeles volvió a atender a la prensa para contar cómo es la relación con los hijos mayores de Jaime Ostos: “Hemos hablado por teléfono y demás, sí claro. Ellos saben que tienen mi apoyo y yo creo que tengo el de ellos también. Sigo teniendo relación con toda la gente del mundo del toro, también”.

De los cuatro hijos que tuvo Jaime Ostos, solo estuvieron Jacobo y su hija Gabriela

Hasta aquí todo aparentemente normal y muy lejos de la realidad. De los cuatro hijos
que tuvo el torero sevillano, tan sólo fue a la misa Gabriela, además del mencionado Jacobo. Ni rastro de Gisela ni de Jaime Ostos Junior, que viven Estados Unidos. Lo que no se imaginaba nadie es que la decisión de María Ángeles de llevarse las cenizas de su marido a Madrid desataría una guerra con los hijos mayores de Jaime Ostos, Jaime y Gabriela.

GTRES

SEMANA ha conseguido, en exclusiva, las primeras declaraciones de Gabriela, que se
muestra muy triste con lo sucedido: “El encuentro no ha sido como a mí me hubiera gustado que fuera. A lo mejor para ellos sí ha sido cariñoso, pero para mí no. Ha sido muy duro revivir esto. Solo hemos estado Jacobo y yo”.

La hija de Jaime Ostos y Consuelo Alcalá está muy molesta con la decisión que ha tomado María Ángeles Grajal de llevarse las cenizas de su marido que llevaban depositadas desde hacía un año en un columbario de una iglesia de Écija. “No tenía ni idea de que se iban a llevar las cenizas de mi padre de Écija donde llevaban un año en un columbario. No entendí esa decisión. Pregunté el motivo y no me dieron respuesta. Me dijeron que se iban a quedar allí hasta que hicieran el monumento a mi padre. No sé ni dónde van a estar sus cenizas ni dónde las van a poner. Para mí ha sido revivir todo lo del año pasado
otra vez. No estoy para nada de acuerdo con la decisión de llevarse a mi padre, pero su mujer es la que ha tomado la decisión. Creo que se nos podía haber comunicado al resto de los hijos antes”, explica con tristeza Gabriela.

Gabriela Ostos, dolida con María Ángeles Grajal: “Todavía no tengo ningún objeto personal de mi padre"

Lo cierto es que Gabriela realizó un chat con sus cuatro hermanos para felicitarse las navidades y resolver qué hacían con las cenizas de su padre. Este mes tenían que decidir si comprar el columbario donde se encontraban las cenizas o cambiarle de sitio. Al no tener respuesta de algunos de ellos, Gabriela decidió que se haría cargo de los 1.800 euros que costaba que los restos de su padre continuaran en su tierra natal. Unos hechos que niega María Ángeles quien asegura que “el único motivo es porque el mausoleo que le están haciendo lo terminan en mayo y hasta mayo las tengo yo aquí. No ha habido ningún conflicto para nada”. La realidad es que a día de hoy hay problemas en Écija para la colocación de ese monolito en memoria del torero.

Pero la polémica no termina aquí. Los hijos mayores de Jaime Ostos también esperan
a que les sean entregados los objetos personales de su padre. Entre ellos el capote con el que fue bautizado Jaime Ostos Junior y la Cruz de la Beneficiencia. Su hija Gabriela quiere que ambos objetos luzcan en el Museo de la Real Maestranza de Sevilla. “Todavía no tengo ningún objeto personal de mi padre. María Ángeles dijo que fuéramos a recogerlos cuando quisiéramos. Todavía no hemos ido y como no sabemos qué va a pasar cuando lleguemos a su casa no quiero decir nada. Si pasa algo ya lo diré. Yo estoy respetando lo que mi padre me dijo cuando todavía estaba vivo. Voy a respetar hasta el final lo que me dijo que quería hacer con sus cosas. Mi padre me dijo una serie de cosas que si no llegan a cumplirse será otro tema. Me he enterado que se han dado cosas a ciertos museos e instituciones que desconocíamos. Mi padre quería que yo guardara una serie de cuadros, trofeos y fotos suyas”, asegura la hija de Jaime Ostos.

De momento lo único que se ha repartido ha sido el chalet que Ostos tenía en Villaviciosa de Odón y que dejó íntegramente a su hijo Jacobo. Una casa de 435 metros cuadrados construida sobre una parcela de 1.152 metros y que a día de hoy está puesta a la venta por 790.000 euros.

“Según María Ángeles la casa la tiene prácticamente vendida. Hasta ha venido Rosa López a interesarse por ella. Si quito las cosas y los cuadros la casa y pierde valor. María Ángeles quiere ser la que domine todo y no se ha portado bien. Gabriela ha llorado mucho con todo esto” subraya Antonio de la Puerta, íntimo amigo de la familia Ostos. El que también está muy enfadado con lo ocurrido es Jaime Ostos Junior. El hijo del torero asegura que no se le avisó con tiempo para poder venir al funeral. Sin embargo advierte que tiene previsto venir a España para poner todo en orden.

X