A pesar de que durante su embarazo, la ‘influencer’ había confesado que tenía este deseo para su pequeño Martín, finalmente no ha podido ser.


El mejor regalo para terminar un histórico 2020. María Pombo y Pablo Castellano dieron la bienvenida a su primer hijo, Martín, el pasado 27 de diciembre. A pesar de que durante su embarazo, la ‘influencer’ había reiterado sus intenciones de poner su apellido en primer lugar al bebé, no será así. El niño llevará por este orden los apellidos: Castellano Pombo. Una contienda que ella misma ha relatado cómo la perdió.

@mariapombo

Un difícil decisión que el matrimonio adoptó por sorteo, tal y como María confesaba vía redes: “Cuando llegas al hospital te preguntan por el nombre y apellidos de tu hijo. Se puede poner el de la madre primero. Nosotros hicimos un sorteo el día antes del parto, poniendo cuatro papelitos y puro azar, pero hubo mucha tensión», ha contado.

Instagram

El 26 de diciembre hicieron un sorteo de forma íntima en casa. En dos papelitos pusieron Pombo y en otros dos Castellano, el azar se decantó por este último. Ella quería que llevara primero su apellido porque en su casa eran todo chicas y sabía que así se iba perdiendo: «Me daba una pena horrible”. El azar no ha estado de su parte y no ha cumplido con este deseo que tenía para su pequeño, sin embargo, ha aceptado el resultado con deportividad: “Va a ser Martín Castellano Pombo y yo estoy muy contenta también, aunque siempre va a ser Martín Pombo para los amigos”.

Sus sensaciones como mamá

La ‘influencer’ está viviendo unos días muy intensos y emotivos disfrutando de su primer hijo. Entre pañales y biberones, está compartiendo vía redes algunas de sus primeras impresiones en las que reconoce que tiene las «hormonas revolucionadas como nunca antes». Ha confesado que ha llorado de profunda felicidad de cumplir este sueño de convertirse en madre y que «este ratón me haya elegido a mí para serlo».

© Gtres.

«También lloro porque echo de menos sentirle en mi tripa y tengo algo de celos de compartirlo. Antes éramos Él y Yo. Él me protegía de todo lo malo, y yo a él, pero a la vez FELIZ como nunca antes de tenerle entre mis brazos», ha confesado. Quiere guardar estos preciosos instantes en su memoria para siempre: «Ojalá existiera un botón para pausar momentos porque pausaría este para disfrutarlo el doble si cabe».

Además, ha asegurado que llevaba nueve meses esperando ese momento y, finalmente, ha llegado en un auténtico santiamén. «Encima en los tiempos que corren los he disfrutado como si fuera una “escapadita” familiar 😂 (primera vez que disfruto estando en un hospital)», bromeaba. Concluye este sentido ‘post’ con las siguientes palabras: «En fin… lágrimas de post parto, de emoción, de nervios, de cansancio, de celos, de miedo y de auténtica FELICIDAD PLENA que no quiero que acabe nunca ❤️».