El duque de Arjona llegaba serio y junto a su pareja  y su hija Amina a la misa que él mismo había organizado en memoria de su madre.


El viernes 20 de noviembre se cumplían seis años de la muerte de la duquesa de Alba. Una fecha muy señalada que en la que Cayetano Martínez de Irujo ha querido organizar una misa en memoria de su madre. Sin embargo, esta ha estado empañada por las notables ausencias.

© Gtres

El duque de Arjona llegaba serio y junto a su pareja, Bárbara Mirjan, y su hija Amina a la misa que él mismo había organizado en memoria de su madre en el Santuario de los Gitanos en Sevilla, donde reposan las cenizas de su madre. Un día que el hijo de la fallecida duquesa de Alba recuerda con emoción y tristeza y en el que no ha estado acompañado por sus hermanos. A pesar de reconocer que ha habido un acercamiento familiar, lo cierto es que Cayetano Martínez de Irujo tan solo estuvo acompañado por dos amigos íntimos de su madre, Carmen Tello y su marido, Curro Romero.

A su salida, visiblemente emocionado, el jinete aseguraba que le gustaba recordar a su progenitora todos los años en ese día tan señalado. «Todo aquel que lo siente y lo desee puede venir», decía a Europa Press con el rostro serio. A pesar de que no hubo ni rastro de los hermanos, lo cierto es que Eugenia Martínez quiso rendirle su propio homenaje a la duquesa a través de sus redes sociales compartiendo una preciosa imagen en blanco y negro de su madre. «Te quiero. 20 de noviembre. #siempreconmigo», escribía junto a varios emojis de corazones.

En esta ocasión, las restricciones implantadas por las autoridades han provocado que el oficio fuera ante un reducido número de personas. Así, muchos de los que querían haber estado presente no han podido asistir debido a las restricciones de movilidad. Por ese motivo, el viudo de la duquesa de Alba, Alfonso Díez, ha sido uno de los grandes ausentes de la cita y no ha podido estar presente como en años anteriores.

Así se produjo la reconciliación familiar

Gtres

Después de un año de idas y venidas dentro de la familia de los Alba a raíz de la biografía de Cayetano Martínez de Irujo, parece que los hermanos han llegado a buen puerto y han acercado posturas. Después de una charla de hora y media, Cayetano y Carlos (el actual duque de Alba) han pasado página. Una conversación profunda en la que acercaron posturas y lograron solucionar todas sus desavenencias: «Así es como se solucionan las cosas. Carlos llevaba un año llamándome y muy amable. Felicitándome por intervenciones mías en programas de televisión».

Parece que todo vuelve a su sitio, al igual que su relación con Eugenia Martínez de Irujo. Hace unas semanas, la hija de la fallecida duquesa de Alba explicó frente a los medios de comunicación (con motivo de la inauguración de su exposición) que con su hermano todo volvía a ser como antes.