Así se manifiesta la joven sobre el joyero de la cantante: «Jamás me he preguntado quién las tiene porque doy por hecho que las tiene mi hermana».


Mucho se ha hablado del legado de Rocío Jurado desde que Rocío Carrasco ordenara trasladar 18 contenedores con todas las pertenencias y recuerdos de la cantante  en ‘El último viaje de Rocío Jurado’. El especial emitido por Telecinco ha desatado la tormenta en el clan Mohedano. Lo relativo a las joyas de la chipionera, -la mayoría en manos de su primogénita- es uno de los puntos más candentes de la polémica.

Este lunes, Gloria Camila se ha pronunciado de las muchas joyas que atesoró su madre a lo largo de su vida. Valiosos colgantes, pendientes y pulseras que lució en numerosas ocasiones dentro y fuera de los escenarios. Y que, según Rosa Benito, no llegaron a manos de su sobrina del mismo modo que esta ha contado en televisión. Para la segunda hija de ‘la más grande’, lo más valioso de estas piezas no es su valor económico, si no el sentimental.

La joven se tatuó un collar de su madre en el pie

Cuando murió Rocío Jurado, el 1 de junio de 2006, Gloria Camila apenas contaba 10 años. Era demasiado pequeña como para tener conocimiento del extenso joyero de su progenitora. «Hay cosas no sabía que existían y otras que sí», ha recordado en el plató de ‘Ya son las ocho’, el programa de Sonsoles Ónega. Sí conocía, por ejemplo, de la existencia de uno de sus collares favoritos. «Me tatué ese collar en el pie», ha revelado.

Gloria Camila
Redes sociales

También estaba al tanto de «la historia del maletín que cuenta mi tío». Hacía referencia al maletín lleno de joyas de Rocío Jurado que, tal y como ha contado el mánager, desapareció de la noche a la mañana cuando la familia regresó de Houston después de una de las terapias que recibió la tonadillera en Estados Unidos.

«Mi preocupación no eran las joyas», ha reconocido Gloria Benito

«No soy muy materialista. Jamás me he preguntado quién las tiene (las joyas) porque he dado por hecho que las tiene mi hermana», ha explicado la colaboradora. Y ha dejado claro que nunca se ha detenido a pensar «en el valor económico que pueden tener las joyas» de su madre. «Mi preocupación no eran las joyas», ha puntualizado. En su caso, al perder a su madre siendo una niña, eran los recuerdos personales.

Telecinco

Cabe recordar que fue el pasado 14 de diciembre cuando en el plató de Telecinco, Rocío Carrasco mostraba a la audiencia dos joyas que heredó de su madre y que suele llevar consigo. Una de ellas es una pulsera coronada por tres diamantes y que según su relato se lo regaló su padre a a su madre cuando ella nació. Una narración que echó por tierra Rosa Benito al asegurar que en realidad fue un regalo de Mili, la joyera de confianza de la familia Mohedano, y que no fue Rocío quien le quitó a su madre la pulsera después de morir, sino que fue la propia Rosa la que lo hizo: “Esa la viví yo, no se la regaló Pedro Carrasco. Se la regaló Mili y se la tiró al escenario. Se la puso y se la quité yo el día que se fue y se la di a Rocío”, ha explicado.

«Tengo derecho a ser conocedora de cosas que se han ido diciendo»

Para Gloria Camila, las decisiones que ha tomado su hermana en todo lo relativo al legado de su madre sigue pareciéndole un despropósito. Cree que ella también debe estar informada sobre recuerdos, enseres y objetos de valor que deberían estar en manos de los tres hijos que tuvo la artista. «Todo lo que hago es porque yo considero y creo que tengo que hacerlo así. Tengo que dejar claro que como hija legítima tengo derecho a ser conocedora de cosas que se han ido diciendo públicamente por dinero», ha zanjado.

Redes sociales

En su intervención en ‘Ya son las ocho’, Gloria Camila ha tenido tiempo de hablar de su novio, David García. «Las cosas van muy bien y todo fluye», ha confesado. Llevan dos años y medio juntos y el pasado fin de semana celebraron el cumpleaños de la joven con las familias de ambos: «Lo organizó David. Estuvimos todos juntos. Su familia, mi familia. Fue muy bien, me reí muchísimo. David está muy bien, muy feliz», decía.

De su pareja ha destacado lo bien que se llevan, así como el desinterés del chico por ser un personaje público: «Él pasa del rollo de teles y quiere estar detrás. Cuanto menos se le vea, mejor». Y ha dejado claro que no pisaría un plató con él: «A mí ‘La isla de las tentaciones’ me la ofrecieron en la primera temporada y dije que no. Evidentemente, mi ex (Kiko Jiménez) quería ir. Yo dije que no. Con David no iría a nada. Es profesor de inglés, está súper feliz y yo prefiero que sea así».