¡Hola a todos! Esta edición de ‘Gran Hermano’, rebautizada como ‘Gran Hermano Revolution’ está viviendo sus momentos más bajos. Los bajos datos de audiencia reafirman que éste puede ser el final del reality más longevo de la televisión. Incluso con una menor cobertura que otros años, los tele espectadores ya están aburridos del programa. Te contamos el porque

El casting. 
Elegir a 18 concursantes que den juego, sean innovadores y no sean los llamados «muebles» de la casa es tarea difícil. Muchos de los actuales me recuerdan a copias de antiguas ediciones. Por ejemplo, el perfil de Maico me recuerda mucho al de Aritz (GH16). Una persona que no sigue la televisión, de estilo más hippie y que está desconectada de todo lo que ocurre. También está Yoli, la última expulsada de esta edición, que me recuerda a Bea-Naranjita (GH17). Nerea, primera expulsada, quería ser la mala malísima al más puro estilo Aída Nízar. No puede faltar ni el gallego (Rubén- Hugo (GH15) ni un chino, como Yangyang.

Carpetas forzadas.
Los concursantes ya saben lo que vende en ‘Gran Hermano’ y sean sentimientos reales o simplemente una pura estrategia, las carpetas en esta edición están en alza. De momento llevamos dos (José María-Carlota/ Miriam/Rúben), y mira que no llevan ni un mes en la casa. Pero no hace falta que pase más tiempo, de hecho durante las 48 horas donde convivieron 100 concursantes preseleccionados, ya hubo que otro beso entre algunos de los que se quedaron fuera. Incluso hay un trío amoroso. Una que está pillada por otro que tiene novia fuera de la casa, y que a la vez ella estaba casada y su pareja le ha dado plantón en pleno concurso. Si antes pedir una hora sin cámaras era algo inédito, ahora parece como pedir una barra de pan. Lo más normal del mundo. 

Rubén y Miriam, segunda pareja de esta edición.

El formato.
Primera edición, segunda, tercera, cuarta….. y así hasta la mayoría de edad de esta edición. Pues al final todo cansa. Desde el 23 de abril del 2000, se lleva emitiendo el programa que en su nacimiento fue toda una revolución para la historia de la televisión por la nueva forma de hacer tele. Y si encima las historias se repiten una y otra vez, apaga y vámonos (que es lo que ha hecho la audiencia, realmente). Prima el amor, cuatro discusiones y un villano en cada edición. Sabemos qué va a pasar. Volverá a haber una repesca y así durante tres meses. Este año han querido cambiar el nombre para ver si así ganaban adeptos, pero parece ser que no. Que todo lo contrario. Reinventarse o morir. Mediaset lo sabe, pero no ha acertado con el modo. 

Menor cobertura.
Son tales los bajos datos de audiencia que han tenido que ir eliminando programas de la parrilla. Si bien antes había resúmenes diarios, programas ‘última hora’, más espacios en otros programas de la cadena… Este ‘Gran Hermano’ está pasando sin pena ni gloria. La gala de los jueves y el debate dominical y tirando. Mientras que su primo, el programa de ‘Supervivientes’ tenía mucha mayor cobertura.

El presentador.
Suena repetitivo. Pero el año pasado el cambio de Mercedes Milá por Jorge Javier no cayó bien a la audiencia. Y estos ni perdonan ni olvidan. Siguen sin querer al presentador de ‘Sálvame’ al frente del concurso. La Milá era el pilar del formato, ya que como dije en otra ocasión ella nació y creció con él. Por lo que la llegada de Jorge Javier supuso otro gran problema en la edición anterior, y así sigue siendo.

Jorge Javier lleva dos ediciones presentando el reality show.

24 horas.
¿Qué pasa si a los fieles seguidores les quitas el 24 horas? Pues que explotan y ya se desata la Tercera Guerra Mundial. Pero antes de que eso ocurriera, los directivos del programa valoraron incorporar de nuevo el 24 horas, un elemento indispensable en el reality show. No sabemos qué le llevó a la decisión de eliminar el 24 horas. Los seguidores acusaban que sin éste se podían manipular los vídeos y las historias, y así favorecer a quien ellos quisieran. 

El problema: los bajos datos de audiencia
Se estrenó con tan solo un 16,2% de cuota de share y 1.809.000 tele espectadores. Pero la cosa no ha mejorado semana tras semana. Sino todo lo contrario… han ido bajando, incluso por debajo del 10% los debates dominicales. Unos datos que no son para nada a los que nos tiene acostumbrados el reality show.

¿Será este el final de ‘Gran Hermano’?