Europa Press

Una furgoneta funeraria llega a casa de Mila Ximénez indicada por Manolo, hermano de la colaboradora

Minutos después de su fallecimiento, varios miembros de una empresa funeraria han entrado en su domicilio para trasladar su féretro.

Apenas unos minutos después de certificarse la muerte de Mila Ximénez, que nos deja a los 69 años de edad tras una dura batalla contra el cáncer, una furgoneta funeraria ha entrado en el edificio donde vivía. El personal de la empresa de pombas fúnebres, guiado por Manolo, el hermano de la colaboradora, ha accedido a su vivienda para trasladar su féretro.

Sin momentos especialmente difíciles para la familia, que ha arropado todo este tiempo a la sevillana. En las últimas horas no se han separado de ella ni un instante. Desde que fuera dada de alta tras su último ingreso hospitalario, la casa de Mila se ha convertido en un verdadero fuerte donde han estado reunidos -y unidos- como una piña todos sus seres queridos: su hija Alba, sus hermanos Manolo, Concha y Encarna, y su cuñada. En silencio y con el rostro visiblemente triste, se les ha podido ver a lo largo de la última semana. Sus miradas reflejaban una realidad inevitable: el final de la andaluza estaba cerca y era cuestión de tiempo que dijera adiós para siempre.

GTRES
La muerte de Mila ha supuesto un duro varapalo para todo el clan Ximénez, a quien le ha tocado enfrentarse a esta enfermedad en otras ocasiones, ya que los hermanos también han padecido esta dolencia. Tras su marcha están desolados. Solo les queda, como único consuelo, el recuerdo de los mejores momentos que vivieron a su lado. Y el aluvión de mensajes que desde las redes sociales siguen llegando parar desde las redes sociales. Amigos y compañeros de Mila, como Jorge Javier Vázquez, Kiko Matamoros, Pablo Alborán o la diseñadora Ágatha Ruiz de la Prada han compartido emocionadas palabras para despedirse de ella.
««El viaje es infinito. Siempre juntos», dice el presentador de ‘Sálvame’. El de Badalona estaba muy unido a Mila. De hecho, ha sido una de las personas que ha dado sus partes médicos más recientes el espacio vespertino de Telecinco. Incluso le ha dedicado cartas cargadas de emotividad públicamente. Y su amiga respondía a su afecto con palabraa de agradecimiento. «Siempre consigues que me ate los cordones y baile con el miedo . Te quiero», le decía el pasado 27 de mayo. Fue su último post en las redes. Sin duda alguna, despedirse de quien ha sido su compañera durante más de una década no será fácil.
Durante los últimos meses, la colaboradora de televisión se había sometido a un tratamiento experimental en la clínica La Luz de Madrid para intentar mejorar la evolución de su enfermedad. Pero después de varios ingresos hospitalarios, Mila perdía la batalla contra el cáncer dejando con su marcha un vacío que nadie podrá llenar. Porque para los suyos era una mujer única. Insustituible.