La socialité se muestra maravillada y presume de los rincones más especiales de su ático marbellí: «Despertar aquí es mágico».


Carmen Lomana está disfrutando al máximo de sus vacaciones en Marbella. La socialité se desplazó a mediados de junio a su casa de la costa malagueña para disfrutar de la playa y desconectar así de la capital española. La colaboradora de televisión está aprovechando cada segundo de la localidad veraniega y gracias a sus redes sociales podemos ser testigo de sus divertidos planes: cenas de lujo, paseos al atardecer, días de compra…

En su estancia en Marbella, hemos podido verla pasando un día en la playa y disfrutando del mar. Y cómo era de esperar, no ha podido evitar darse un buen chapuzón y refrescarse de las altas temperaturas. Y claro está, sin perder ese glamour que tanto le caracteriza.

La tertuliana se siente como en casa en su segunda residencia y prueba de ello son las imágenes que nos ha dejado de su propio «paraíso», su espectacular casa en la localidad malagueña.

Carmen Lomana está en el «paraíso», y nunca mejor dicho. La empresaria está de lo más feliz en su segunda residencia disfrutando de los días de verano y ha deleitado a sus seguidores con las imágenes de su espectacular casa. La tertuliana disfruta de las bellas vistas desde su terraza y se relaja admirando los preciosos atardeceres que se aprecian en medio de las montañas.

Para ella, sentir el agua es «una gozada». Y no es para menos. Aunque tiene claro que si el Gobierno vuelve a confinar a la población se marcharía a Madrid para estar con los suyos, Lomana estaría encantada con poder estar en su casa de Marbella y advierte, entre bromas, que no le veríamos «ni el pelo». «Mis momentos más plenos siempre son cerca de la naturaleza, montaña, mar, flores«, asegura.

Despertar en Marbella para ella es mágico. Su ático en la Costa del Sol es su remanso de paz, donde encuentra tranquilidad. Sobre todo en su terraza, donde disfruta del verano tanto de día como de noche. Además, el estilo que ha elegido para decorar su segunda residencia ayuda a que desconecte del mundanal ruido. Sin horarios y con visitas diarias a la playa, desde luego, lo mejor para recargar las pilas y volver a Madrid como una persona nueva.  A continuación de mostramos todos los rincones de la casa marbellí de Carmen Lomana.