Este 22 de junio es una fecha muy especial para Belén Esteban y Miguel Marcos. Hace justo un año, la pareja se daba el ‘sí, quiero’ rodeados de familiares, grandes amigos y compañeros de trabajo. La ceremonia y la celebración posterior tuvieron lugar en la localidad madrileña de Alcalá de Henares, con un total de 21 testigos y 290 invitados, que presenciaron la emotiva ceremonia.

Aunque han pasado unos meses muy complicados, separados por culpa de la crisis del coronavirus, Belén ha querido recordar esta fecha tan especial para ellos con unas fotos nunca vistas. Ha tenido que pasar un año para que la colaboradora de televisión saque a la luz estas maravillosas instantáneas en las que vemos a la pareja posando tras su boda.

Además, podemos ver a Miguel Marcos vestido de chaqué, algo que no habíamos podido ver hasta ahora. Belén Esteban acompaña a las instantáneas un bonito y emotivo mensaje: «Hoy hace un año de nuestra boda me casaría mil veces más conmigo fue un día muy especial que nunca olvidaré con nuestras familias y amigos. TE QUIERO MUCHO ❤❤❤❤», escribía.

Una foto inédita del día de su boda

belen-esteban-2

Dos fotos inéditas del día más feliz de sus vidas. En una de ellas, ambos miran a la cámara con con una sonrisa que lo dice todo. En la otra, Belén y Miguel se miran a los ojos, demostrando lo felices que eran tras haber dado ese paso tan importante en sus vidas. Fueron testigos de ello sus familiares y sus grandes amigos.

Miradas que lo dicen todo

belen-esteban-1

«Me caso con el hombre de mi vida. Miguel salvó mi vida», había asegurado poco antes del enlace. Y es que convertirse en la mujer de este conductor de ambulancia sellaba una relación que la de Paracuellos del Jarama considera definitiva. La colaboradora está segura de que Miguel es el hombre de su vida.

Un aniversario agridulce

El regreso de Belén Esteban a un plató de televisión después de haber estado casi cuatro meses encerrada en casa como consecuencia de la crisis sanitaria que está viviendo nuestro país no ha sido tan idílica como ella esperaba. A pesar de que se mostraba muy emocionada al volver al pisar las instalaciones de Mediaset, la colaboradora de ‘Sálvame’ protagonizó un tenso enfrentamiento con Jorge Javier Vázquez.

En su reaparición, Belén Esteban quería agradecer al sector sanitario, en el que incluía a su marido, Miguel Marcos, todo lo que habían peleado por luchar contra la enfermedad a pesar de que habían contado con muy pocos medios. La llamada princesa del pueblo aseguraba que le parecía vergonzoso que su marido, y sus compañeros, así como las personas que pagan sus impuestos tuvieran que pagar por hacerse la prueba del COVID.

Los discursos eran contrarios y Jorge Javier explotó

Después de su discurso, en el que criticaba la gestión del Gobierno, Jorge Javier Vázquez intentaba quitarle hierro a la tensión del momento y compartía con su compañera que le habían llegado varios mensajes de felicitación por sus palabras, entre los que se encontraban los de Cristina Cifuentes y Carmen Lomana. Ante esto, Belén Esteban continuaba criticando las actitudes de los políticos españoles y el presentador no pudo contenerse y lanzó una reflexión (en forma de dardo envenenado). «¿Te has dado cuenta que has dejado de ser la princesa del pueblo para ser una cayetana? Vamos a hablar de lo que sabemos«, sentenciaba. Harto del discurso de Belén Esteban, Jorge Javier Vázquez alababa la gestión y explicaciones de Fernando Simón y pedía, en clara alusión a su compañera, que solo los que estuvieran especializados en el tema se lanzaran a opinar con propiedad sobre el asunto.

Fue uno de los momentos más tensos vividos en la televisión

jorge javier vazquez, belen esteban

Jorge Javier abandonó el plató

La de Paracuellos proseguía y seguía insistiendo en que ella estaba compartiendo su visión de cómo ha vivido la pandemia, así como su círculo más cercano porque lo habían pasado mal. Esto le sintió como una jarra de agua fría al presentador y con cierto tono de cabreo aseguró que estaba harto y que no le apetecía seguir con la entrevista. Ante la atónita mirada del resto de colaboradores, Jorge Javier le cedía su puesto a Lydia Lozano y abandona el set porque se negaba a seguir entrevistando a su amiga. Sin embargo, a los pocos segundos volvió al plató para dejarle a la periodista el pinganillo y se dirigía a Esteban de forma contundente: «Estoy hasta el mismísimo que me digas que tienes familia que lo está pasando mal, yo también tengo familia que lo está pasando igual de mal que la tuya, no me pongas en la misma mierda. Estoy del discurso de mis amigas que viajan en metro… ¿y mis hermanas dónde coño crees que trabajan?».