Desde los jardines del madrileño palacio de Liria, la duquesa de Montoro nos ha regalado unas bonitas imágenes del enlace.


La ocasión lo merecía. Eugenia Martínez de Irujo se ha vestido de largo con motivo de la boda de su sobrino, Carlos Fitz-James Stuart, y Belén Corsini que se celebró este sábado en el palacio de Liria. La duquesa de Montoro ha hecho partícipes a sus seguidores en redes de su felicidad por compartir este día tan especial en familia. Acudía acompañada por sus dos grandes amores: su pareja, Narcís Rebollo, y su hija, Tana Rivera.

Instagram

Desde los jardines del madrileño palacio, Eugenia Martínez de Irujo nos ha regalado unas bonitas imágenes del enlace. Ella optó por un diseño de Jorge Vázquez en color rosa con tablas y una espectacular apertura de espalda. Un estilismo que combinó con unas llamativas sandalias rojas. Mientras que Tana Rivera brilló con un diseño azul de Teresa Helbig con incrustaciones y transparencias. Su orgullosa madre no podía más que lanzarle un piropo y subrayar que estaba «más bellezón todavía si cabe». Concluía este ‘post’ agradecida de tener en su vida a su pareja e hija: «Os quiero», les decía.

Instagram

El palacio de Liria abrió sus puertas para celebrar uno de los grandes acontecimientos de esta primavera, la boda de los condes de Osorno. El hijo menor del duque de Alba, Carlos Fitz-James Stuart, se daba el «sí, quiero» con Belén Corsini, una empresaria con la que se comprometió el pasado mes de septiembre. La celebración estuvo marcada, evidentemente, por las restricciones que impone la pandemia y la mascarilla fue uno de los complementes estrellas.

La ausencia de Cayetano Martínez de Irujo

Cabe destacar que hubo una gran ausencia, la de Cayetano Martínez de Irujo. El conde de Salvatierra continúa hospitalizado en la Clínica La Luz de Madrid donde fue operado recientemente por problemas intestinales. A pesar de que no pudo estar presente, sí que acudió su pareja, Bárbara Mirjan, con quien lleva seis años de relación. La joven optó para esta ocasión por un elegante diseño sin mangas, blanco y negro, con estampado floral y pamela.

Entre las invitadas más acertadas se encontraba Sofía Palazuelo, la mujer de Fernando Fitz-James Stuart, con un vestido de seda azul corte ‘midi’ engalanado con un fajín a modo de cinturón. Otra de las conquistó por su estilismo fue Inés Domecq, la diseñadora que visitó la reina Letizia para acudir a Fitur recientemente, optó por un diseño que lleva su firma.

La boda, además, contó con un invitado sorpresa, Alfonso Díaz, viudo de la recordada duquesa de Alba quien no podía perderse este gran día. El funcionario jubilado quiso acompañar a la familia de la que fuera su esposa. Lo que constata la excelente relación que continúa manteniendo con los hijos de doña Cayetana cuando han pasado más de seis años desde que falleciera.