A través de sus redes sociales, Toñi Moreno se ha sincerado con sus seguidores. Con ellos ha mostrado su 'receta' para trabajar la felicidad.


Toñi Moreno vive días especialmente intensos. El pasado 4 de marzo se reincorporaba al trabajo, apenas dos meses después de dar a luz a su hija Lola. En su regreso a televisión, la presentadora ha confesado que necesita la ayuda de un psicólogo para afrontar la maternidad. Pero también ha compartido con sus seguidores cuál es su fórmula para trabajar el optimismo.

«No siempre estoy optimista, alegre o enérgica»

«Cuando vi a la niña me entró un miedo que se tradujo en una crisis de ansiedad. Me tuvieron que llevar al hospital porque sentía que no estaba preparada», confesaba la periodista hace unos días en su recién estrenado canal de Mtmad. Sus sinceras declaraciones retratan la realidad a la que se enfrentan muchas madres después de tener un hijo.

«No sabía lo que me pasaba, pero solo tenía ganas de llorar. Me llevé una semana llorando por la mañana, por la tarde y por la noche. Eso de la depresión posparto es así. Llamé a una psicóloga para que me ayudara. No me sentía con fuerza para seguir yo sola», ha detallado.

Con sus palabras, Toñi no solo ha demostrado su valentía a la hora de hablar del que sigue siendo un tema tabú. También ha mostrado su lado más humano, el más vulnerable, ese que cuesta enseñar públicamente.

Hoy Toñi Moreno ha dado una lección de honestidad a sus seguidores al compartir su particular fórmula para sentirse bien. Y para combatir las dificultades propias de una mamá soltera que debe conciliar trabajo con los cuidados de su bebé, incluida la ardua labor de tener buen ánimo.

«Esta fue una de las primeras fotos que me hicieron en @mediasetcom cuando apenas me conocían. Me encanta porque me siento representada. No siempre estoy así; optimista, alegre y enérgica», ha escrito en su cuenta de Instagram. «Tengo, como todos, mi otro yo, pero me gusta mirarme en ella para recordarme lo que me gusta ser. La felicidad se trabaja, como la alegría o la pasión, y no depende de nadie más que de ti. Hoy voy a pintarme el día de colores y me voy a la calle…. a vivir la vida!!!!». Un olé bien grande a Toñi por su sonrisa. Más aún si tiene que esforzarse para conseguirla.