Ya ha pasado un mes desde que pisó 'Sálvame' por última vez. Convertida en abuela, la sevillana parece a gusto en este periodo de descanso. ¿Cómo afronta su futuro? ¿Piensa volver al trabajo?


¿Volverá a Sálvame? ¿Se dedicará a ser abuela a tiempo completo a partir de ahora? ¿Cuándo terminará de pagar su deuda con Hacienda? Son muchas las interrogantes que se plantean en el horizonte de Raquel Bollo, cuya vida parece haber dado un giro de 180 grados en las últimas semanas.

Un mes sin pisar el plató de ‘Sálvame’

Muchas cosas han sucedido en el entorno de la colaboradora en muy poco tiempo. El pasado 1 de febrero se convirtió en abuela por primera vez a los 44 años. Su hija Alma Cortés daba a luz a su niña, Jimena, en el hospital sevillano Virgen del Rocío. La llegada de su nieta fue uno de los momentos más felices que ha experimentado jamás.

Su experiencia como abuela primeriza coincidía con su periodo de impás en ‘Sálvame’. Raquel no ha vuelto a pisar el plató del programa en el que trabaja desde que descubrió que su compañero Gustavo González la había traicionado al filtrar una información comprometida sobre ella. Aquello sucedió el pasado 21 de enero.

La traición de Gustavo González, que en un principio parecía una mera anécdota televisiva, ha traído consecuencias en su ámbito profesional. Muy enfadada, la sevillana arremetía duramente contra la dirección del programa. “Sé que hacéis vuestro trabajo pero hay que valorar lo que tenéis. Valgo mucho como colaboradora pero valgo más como persona”, se lamentaba en directo. Y anunciaba que no daría la cara al día siguiente. Desde entonces no ha vuelto a ‘Sálvame’. Tampoco ha confirmado si regresará a Telecinco para ocupar de nuevo su asiento.