El próximo lunes, la actriz y presentadora comenzará la rehabilitación. Tiene un esguince grado uno en el tobillo. «No ha sido para tanto», ha afirmado.


Una aparatosa caída llevó a Paz Padilla al hospital. La actriz y presentadora ha querido tranquilizar a sus seguidores explicando cómo se encuentra actualmente y qué fue lo que exactamente sucedió. «Estoy muchísimo mejor», ha afirmado desde su hogar con una amplia sonrisa.

Instagram

La gaditana ha aclarado que se cayó por las escaleras al no ver el último escalón y como sostenía diversos objetos en sus manos no pudo sujetarse. Se torció un poco el tobillo y tiene un esguince grado 1, lo que significa que es leve. A pesar de que salió del hospital con muletas, una amiga osteópata le ha aconsejado reposo, mucho hielo, que vaya con la tobillera y que se apoye tan solo en una muleta. El próximo lunes comenzará la rehabilitación: «Seguro que saldré de allí perfecta y casi andando. Os quiero decir que no ha sido para tanto», ha comentado.

Redes sociales

Siempre haciendo gala de su característico buen humor, la gaditana ha quitado hierro al asunto: «Qué voy a hacer, con lo que me ha pasado en la vida… ¿Qué es que me duela un tobillo? ¿Es tan terrible?», se preguntaba. «Estamos acostumbrados a terribilizar todo», señalaba con rotundidad. Sabe bien que se trata de un pequeño contratiempo que tiene solución y que pronto volverá a estar al pie del cañón como siempre la hemos visto.

«Me pegué un porrazo»

Fue su hija, Anna Ferrer Padilla, quien la acompañó al médico. También la responsable de  grabarle diversos vídeos que más tarde ambas compartirían en redes. «Bajando las escaleras me pegué un porrazo y me dolía muchísimo. Esta mañana he dicho: ‘Creo que voy a tener que ir al hospital’ y aquí estamos”, afirmó la presentadora a través de Stories. Un accidente que han dado a conocer con mucho humor: “¡Muletas! Le han puesto muletas”, exclamaba la joven. “La niña cachondeándose de la madre”, bromeaba Paz en sus redes. «Me he doblado en tobillo con un escalón, pero estoy bien».

Redes sociales

Durante el último año, la humorista ha sufrido otro accidente doméstico. Hace tan solo unos meses se cortaba con un cuchillo jamonero mientras cocinaba en su hogar. “Resulta que el otro día hice carne al horno. Quise cortarla y el cuchillo no me cortaba mucho. Y tuve la brillante idea, la estupidez, mejor dicho, de coger el cuchillo jamonero. Y entonces… ¡raf! Me han puesto tres puntos. Pero bueno, así soy yo, por hacer el tonto», contaba a su fiel séquito de fans.

Todo ello no hace que se borre su habitual sonrisa. Paz ha querido explicar que ella se ha refugiado en la meditación para superar el capítulo más duro de su vida, el fallecimiento de su marido, Antonio Juan Vidal, el pasado mes de julio: «Es lo que me ha salvado, me permite centrarme en mí misma, saber lo que realmente importa y encontrar paz. Recomiendo a todo el mundo que medite».