En plena guerra judicial contra Colate, la cantante se ha sometido voluntariamente a una prueba de drogas. Y ha dado positivo por marihuana.


Las cosas se le están torciendo bastante a Paulina Rubio. La cantante mexicana, en plena batalla legal con Nicolás Valejo-Nágera, ha dado positivo por marihuana en un test al que se sometió voluntariamente hace unos días.

El pasado mes de mayo, la artista accedió a realizar una prueba de drogas de manera voluntaria. Los resultados han determinado que tuvo contacto con el THC en febrero durante un concierto en California, un estado de Estados Unidos en el que se permite el consumo de esta sustancia. Según la prensa mexicana, su intención al someterse al test eran demostrar que no consume cocaína. Sin embargo, ha salido a la luz que consume marihuana.

Colate niega haber pedido un análisis de drogas

Tras enterarse del resultado de la prueba, Nicolás Vallejo-Nágera ha explicado a la cadena Imagen Televisión que él nunca solicitó la realización de dicho test. «Nadie le ha pedido que se haga un análisis de drogas, me ha parecido que la audiencia fue absurda. Yo en ningún caso estoy pidiendo la custodia, como he explicado muchas veces. He sacrificado muchas cosas para que mi hijo tenga a su papá y a su mamá cerca y así voy a seguir», ha señalado.

Lo que sí ha solicitado Colate en los tribunales es un test psicológico a la cantante. A principios del pasado mes de mayo el empresario había solicitado en el Juzgado número 11 de Miami un cambio en los términos de la custodia del menor. Tal y como publicaba SEMANA en exclusiva, considera que el hijo que tiene en común con Paulina vive en un “ambiente tóxico y violento”. Su petición se producía después de que su exmujer publicara un vídeo viral en el que se comporta de manera extraña. El vídeo, emitido durante el confinamiento, muestra a Paulina haciendo movimientos extraños y con ciertas dificultades para vocalizar.

Colate, preocupado por Paulina

Colate Vallejo Nágera

«Dado el comportamiento inestable y errático exhibido por la madre de nuestro hijo menor, hoy me presento ante usted para solicitar la eliminación inmediata y urgente de sus derechos parentales en lo que respecta a las visitas del niño con ella. La madre está teniendo episodios severos de desequilibrios mentales que le hacen llamar a la policía para que se presente en mi casa”, rezaba la demanda de Colate, que fue desestimada por el juez.

En su última entrevista con SEMANA, el pasado 21 de mayo, Colate explicaba en detalle en qué punto se encuentra su complicado litigio con Paulina. «Creo que el ambiente en el que convive cuando está con su familia materna no parece el más adecuado. Eso está teniendo unas consecuencias negativas en nuestro hijo y busco cambiar la forma en la que estamos procediendo, pero en ningún caso quiero separar a mi hijo de su madre. Lo que busco es apoyo en la justicia ya que he intentado hacerlo de forma directa con ella y sus abogados, pero les gusta más la confrontación judicial», revelaba a esta revista.

En la actualidad, el empresario vive en Miami para poder estar cerca de su hijo. «Soy el que más sacrificios está haciendo por él y creo que también el único. Me quedé a vivir en este país tan difícil porque creía que era lo más justo para él. Teníamos un acuerdo que ha funcionado entre comillas, porque ha creado unos conflictos brutales, pero el niño era pequeño y las consecuencias o no eran tantas o no se notaban tanto. Pero ya notó cada vez más esas consecuencias negativas y por eso intento modificar el acuerdo», recordaba en nuestra publicación.

Colate, preocupado tras el polémico video de Paulina

Sobre el polémico vídeo de Paulina, Colate no oculta su preocupación. «El famoso vídeo no solo me ha preocupado a mí sino a todo el mundo», ha apuntado. «A mí me encantaría que ella estuviera bien porque sería lo mejor para todos, pero es un claro ejemplo de lo que yo llevo mucho tiempo no denunciando, porque es la primera vez que lo he hecho, pero sí preocupado. En la demanda que yo he puesto esta no era la razón, pero el vídeo sí estaba incluido porque en los últimos meses sus extraños comportamientos se han incrementado mucho y lo he puesto como una prueba más. El juez se interesó mucho por ver el vídeo, se quedó muy preocupado y fue muy duro con Paulina. Creo que esto ha sido un golpe muy duro para ella. Yo llevo un año intentando evitar llegar a este punto», revelaba.

El próximo 22 de julio, Paulina y Colate volverán a verse en los juzgados. Entonces será el magistrado que lleva el caso quien valore su positivo por marihuana, así como las posibles consecuencias que pueda tener el consumo de esta droga en los «cambios de buena fe» que solicita Colate en relación a la manera en la que organizan los cuidados del menor.